Subida al Farelo dese Vilane

La Dorsal Central Gallega es una cadena montañosa que divide a Galicia de norte a sur en dos mitades. En general, se obtienen unas vistas amplísimas desde sus cumbres, pero, por desgracia, están invadidas por parques eólicos. Esto último hace que estas montañas no suelan entrar en nuestras prioridades, aunque en esta ocasión hemos decidido arriesgarnos contando con que el colorido que deben tener los montes estos días de primavera compense la fealdad de los aerogeneradores. Vamos a ir hasta la serra do Farelo, límite natural entre las provincias de Lugo y Pontevedra.

Nuestra intención inicial era partir de Antas de Ulla, pero la ruta habría acabado pasando de los 20 km y no queríamos tanto, por eso al final decidimos salir desde el pazo de Vilane, justo antes (o después, depende de dónde vengas) de Antas. En cualquier caso, hicimos una breve parada en Antas de Ulla para comprar la comida que llevaremos a la ruta. ¡Qué pan tan maravilloso encontramos!

Dejamos el coche justo detrás del pazo y comenzamos a caminar. Salimos por una pista asfaltada que lleva hasta una de las granjas de gallinas del pazo y a partir de ahí el camino pasa a ser de tierra. El día está radiante y los colores brillan con esa luz especial de la primavera. El verde de los prados y de las hojas tiernas que todavía les están saliendo a los árboles contrasta con la intensidad del cielo azul. Estamos subiendo, pero de forma casi imperceptible.

Poco después volvemos a la carretera y haremos un tramo largo por ella, unos dos kilómetros. De todas formas, apenas pasan coches y el paisaje a nuestro lado es precioso. En una zona rodeada de árboles incluso vemos una ardilla. Nos encontramos también con un vecino de la zona con ganas de charla. Nos hizo gracia que cuando le dijimos que íbamos al Farelo nos contestó: “¡Eso está muy lejos! ¡Por lo menos son 5 km!” Como nos vio decididos a subir hasta allí y no se fiaba de que con el mapa que le enseñamos pudiésemos llegar, nos describió toda la ruta casi cruce por cruce. Nos despedimos de la forma más amable que supimos, y aun así fue dejándole casi con la palabra en la boca. Si fuese por él, nos quedábamos allí toda la mañana.

Este tramo que estamos recorriendo lo haremos de nuevo a la vuelta, pero poco después de pasar Vilasión comienza la parte circular de la ruta. Recorremos también la aldea de San Fiz y al cabo de un rato vemos un cruce en el que está indicado el desvío a los petroglifos de Pena de Chaos. ¡Abandonamos el asfalto!

Hemos leído que el entorno del Farelo está lleno de petroglifos, pero estos son los únicos que traemos señalados en nuestra ruta. A pesar de no ser la mejor hora del día para verlos, se intuyen bastante bien.

Continuamos por caminos anchos, aunque no especialmente cómodos. Están haciendo una plantación de árboles en esta zona (¡hasta nos encontramos con los operarios!) y las pistas están algo destrozadas por culpa de la maquinaria pesada. Al menos, parece que son abedules. Hoy no está bonito con toda la tierra recién movida, pero en unos años seguro que está precioso. En cualquier caso, solo hay que llevar la vista un poco más allá para seguir disfrutando del paisaje.

La subida poco a poco se va endureciendo y en la aldea abandonada de San Tomé decidimos parar un poco para coger energía para la subida final (puede que parezca que estamos haciendo una gran ascensión, pero no, son poco más de 400 m de desnivel).

A medida que subimos los tojos y brezos se van volviendo los protagonistas absolutos de todo lo que nos rodea. ¡Qué colores tan increíbles! El último tramo de la subida hay que hacerlo por pista y entre los molinos eólicos, pero casi, casi, nos llega a dar igual. El colorido es tan brutal que absorbe toda nuestra atención.

Una vez en la cima del Farelo (954 m) lo primero que hacemos es dirigirnos al vértice geodésico y a continuación al mirador que han hecho hace unos años. Nos da una pena y una rabia terribles ver que han destrozado el panel explicativo de lo que se ve desde allí. Ya no está. Lo poco que distinguimos es la continuación de la serra do Farelo y serra do Careón hacia el norte, la serra do Faro hacia el sur y, hacia el este, lejos pero imponentes, los Ancares. Hace un poco de aire, pero las vistas son tan bonitas que decidimos comer allí mismo.

Para bajar volvemos a tomar la misma pista y regresamos hasta la aldea de San Tomé por un camino diferente. Nuestra intención ahora, en vez de volver de forma directa a Vilane, es dirigirnos a Nugallás, simplemente por hacer la gracia de pasar por la aldea que se encuentra en el centro exacto de Galicia.

Los caminos continúan siendo cómodos, a veces entre árboles, otras a través de paisaje despejado, pero siempre rodeados de verde. En Nugallás no hay ningún punto que indique cuál es el centro, aunque por poco tiempo. Está planeado construir ahí el Parque Central de Galicia con un gran vértice geodésico marcando las coordenadas exactas.

Ahora sí, hay que poner rumbo a Vilane, de nuevo por caminos agradables a través este entorno rural. En Chorente paramos a charlar con una mujer que no sabía que unos vándalos se habían cargado el mirador y se entristece un poco. Algo después llegamos al tramo que ya recorrimos esta mañana y que debemos repetir.

Se ha tratado de una ruta sencilla. Puede que no sea espectacular, pero haberla realizado con el día tan bonito de luz y color que hemos tenido hoy ha hecho que la haya disfrutado muchísimo.

Más información sobre esta ruta

Para hacer esta ruta nos basamos en una brevísima descripción que encontramos en la XI Guía Turística E para comer, Lugo.

Si quieres ver más rutas en la provincia de Lugo, pincha AQUÍ.

Si quieres ver más rutas en la provincia de Pontevedra, pincha AQUÍ.

Recuerda que en nuestro MAPA INTERACTIVO puedes encontrar otras rutas cercanas a esta que quizás te interesen...
05/05/2021 13:18
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 18,9 km
  • Fecha de realización: 17/04/2021
  • Desnivel de subida: 475 m
  • Desnivel de bajada: 475 m
  • Punto más alto: 951 m
  • Punto más bajo: 529 m
  • MIDE / Severidad del medio natural: 2
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

subida_al_farelo_desde_vilane

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.

2 comentarios

Añade el tuyo →

  1. Como ven dis esa ruta quizáis non sexa espectacular pero aínda así ten que ser unha gozada facela nestas datas. Esas cores, esas panorámicas….¡ Non sabemos o que temos ¡ Qué marabilla. Grazas ¡

    Por certo, se me permites un apuntamento: a pouco máis de dous quilómetros de Vilane está o lugar de Amarante onde paga a pena facer unha parada e ver a súa fortaleza (ou torre). Tampouco é espectacular, pero é moi interesante. É, quizáis, desas cousas do noso patrimonio esquecido, agochado, que non sabemos que están ahí….

    • Gata Con Botas 11/05/2021 — 19:02

      Ola, Víctor!
      Alégrome de que che gustara a ruta. A verdade é que as cores da primavera fan que valla a pena incluso cos eólicos.
      E moitas grazas polo apuntamento de Amarante! Tomo nota para cando volva pasar pola zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Gata con botas