Desde que nos leímos el libro Sálvora. Diario de un farero, teníamos un montón de ganas de conocer esta isla. Un día vi una publicación en el facebook del Parque Nacional Islas Atlánticas de Galicia que anunciaba visitas guiadas gratuitas. Ya no quedaban plazas, pero nos anotamos igualmente en la lista de espera. Justo el día anterior nos llamaron para avisar de que habían quedado dos plazas libres. ¡Genial!

Sálvora pertenece a la parroquia de Aguiño del concello de Riveira (A Coruña), pero nuestro barco zarpaba a las nueve y cuarto del puerto de O Grove (Pontevedra). Llegamos con tiempo para aparcar, pagar el barco (15 €), porque la visita es gratuita pero el barco no, y dar un paseo por el puerto antes de embarcar.

El viaje en barco duró unos 45 minutos. La isla se encuentra justo en la desembocadura de la ría de Arousa y fuimos sorteando infinidad de bateas. ¡Parece increíble que no choquemos! El día está fresco, sobre todo porque es temprano, pero el cielo está de un azul precioso. No hay ni el más mínimo rastro de nubes.

Al fondo, la silueta de A Curota, en la Serra do Barbanza, es inconfundible.

En el barco vamos tanto las personas del grupo del parque nacional como otras que van a hacer la visita con guías de la naviera. Al llegar a la isla nos dividimos en los grupos correspondientes. Nosotros somos 20 y Suso será nuestro guía.

Sirena, Praia do Almacén y el pazo de Goyanes.

Evidentemente, durante la visita no fui tomando apuntes, así que es imposible reproducir todo lo que nos fue contanto Suso a lo largo de la mañana, pero intentaré dejar algunas pinceladas. Comenzamos nuestra visita en el pazo de Goyanes. Este pazo fue construido aprovechando una factoría de salazón de pescado del siglo XVIII, ya que la isla ha estado habitada hasta finales de los 70. Sálvora fue propiedad privada hasta 2007, cuando la Xunta de Galicia decidió adquirirla. En la actualidad, en el pazo hay un improvisado museo con objetos que van apareciendo por la isla, desde conchas o esqueletos de animales a utensilios domésticos, agrícolas o pesqueros. Allí nuestro guía empieza a contarnos la historia de Sálvora y nos va comentando la flora y fauna que nos vamos encontrando.

Sálvora tiene solo dos caminos. Uno que va a la aldea y otro que va al faro. La ruta de la aldea solo puede hacerse acompañado de un guía autorizado, y empezamos por esa. Antes de llegar a la aldea hacemos una pequeña parada en la fuente de Santa Catalina.

En la aldea conocemos un poco más la vida que llevaron sus habitantes desde la época de la fábrica de salazón hasta que se despobló definitivamente. También entramos en una de las casas y vemos lo minúsculas que eran las habitaciones. ¡Qué dura debió ser la vida de esas personas!

Deshacemos este camino para tomar ahora el del faro. Al llegar allí nos sentamos en una inmensa roca inclinada justo delante del faro, donde Suso nos cuenta la historia del Santa Isabel. El Santa Isabel fue un barco enorme que iba recogiendo pasajeros a lo largo de toda la costa de España y Portugal para cruzar después a América, y que naufragó una noche de temporal de 1921 frente al faro. Al quedarse el barco sin electricidad y no poder emitir ninguna señal de alarma, el farero tardó en escuchar los gritos de los pasajeros del barco y darse cuenta de lo que pasaba. Fue corriendo hasta la aldea para avisar y, al coincidir esa noche con una celebración navideña, se encontró con que prácticamente todos los hombres estaban fuera de Sálvora, en tierra firme. Fueron tres mujeres muy jóvenes, de entre 14 y 25 años, las que tomaron las riendas y consiguieron salvar a un mayor número de náufragos. Aun así, esta es la mayor tragedia naval ocurrida en Galicia, ya que murieron 213 personas.

Tras disfrutar de la historia y del sol en la cara, nos toca volver al barco, que zarpa a las dos. Nos sobra antes un ratito para volver a echar un ojo al museo.

La ruta es muy corta, de poco más de 4 km y la hemos hecho en unas 4 horas. Dicho así podría parecer tedioso, pero realmente me ha parecido una visita interesantísima y muy amena. Claramente, la recomiendo.

Y en el barco de vuelta tuvimos la sorpresa final: ¡vino, refrescos y mejillones para todos!

Más información sobre esta ruta

Teniendo en cuenta que en Sálvora solo hay dos caminos y que por libre únicamente puede recorrerse uno de ellos (el del faro), es más que recomendable ir formando parte de una visita guiada. El Parque Nacional  Illas Atlánticas de Galicia tiene muy pocas visitas y se cubren muy rápido, así que hay que estar bastante pendiente. La información sobre la visita y las reserva aparece en este enlace.

Otras rutas en el Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia

Ons


Datos técnicos

  • Longitud: 4,7 km
  • Fecha de realización: 30/03/2019
  • Desnivel de subida: 55 m
  • Desnivel de bajada: 55 m
  • Punto más alto: 34 m
  • Punto más bajo: 3 m
  • Tipo de recorrido: Ida y vuelta
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 1
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 1
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 2
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

salvora

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.