Tras el sabor agridulce que nos dejó esta mañana la subida al pico da Vara por culpa de la niebla, decidimos hacer otra ruta pequeña después de comer para quitarnos la espinita.

Dejamos el coche en el mirador del Salto da Farinha y desde allí, como su propio nombre indica, ya se le puede echar un ojo a la cascada, pero nosotros queremos llegar hasta ella. Vamos a hacer un trozo de sendero homologado aunque adaptándolo un poco, ya que es lineal y nosotros tenemos que terminar de nuevo en el coche.

Comenzamos bajando por una pista asfaltada hasta el comienzo oficial de la ruta en un área recreativa muy cerca del mar. Todavía es nuestro primer día en la isla, pero ha sido suficiente para darnos cuenta de está todo lleno de hortensias. Al principio pensábamos que solo las había en las orillas de las carreteras, pero no, también nos las encontramos junto a muchos senderos. En esta época están secas, pero cuando estén en flor debe ser un espectáculo.

Estamos en una zona de barrancos, lo cual hace que la ruta sea bastante rompepiernas. Las cuestas no son largas, pero sí intensas. Eso, unido a la altísima humedad que hay, nos hace sudar con ganas. ¡Menos mal que no hace mucho calor!

Para llegar hasta el Salto da Farinha hay que coger un pequeño desvío perfectamente señalizado. Está en un entorno precioso.

Deshacemos este pequeño tramo para poner rumbo al Poço Azul, que se encuentra en otro barranco diferente. Para ello, el camino va subiendo por el lateral izquierdo del barranco en el que estamos hasta llegar a la zona más alta y cruzar al siguiente río.

Si el interior de los barrancos destaca por la vegetación variada y exuberante, en la zona alta y algo más llana lo que nos encontramos son campos de cultivo.

Al Poço Azul puede llegarse desde dos lados diferentes al haber aquí un camino circular. Nosotros optamos por ir de la forma más directa y volver después por el lado largo. Tenemos de nuevo una fuerte bajada para la que decido usar los bastones ya que había algún tramo un poco resbaladizo.

El sitio vuelve a destacar por su frondosa vegetación. Se trata de un remanso en un río sobre el que cae una pequeña cascada. La verdad es que es una suerte poder disfrutar de este lugar en soledad.

Continuamos nuestro camino y nos toca ahora subir de forma intensa (como siempre en esta ruta) por unas escaleras. Una vez terminado este tramo circular, la ruta oficial sigue ahora hacia Achadinha, pero nosotros decidimos dar la vuelta al haber visto ya los dos puntos más importantes.

Deberíamos volver por el mismo camino, pero pera evitarnos las grandes cuestas y acabar algo antes, decidimos volver por la carretera. No pasan demasiados coches, pero está llena de curvas y no tiene arcén, así que vamos con cuidado. Eso sí, el entorno, a pesar de ir por carretera, sigue siendo precioso.

Ha sido una ruta cortita, pero perfecta para contrarrestar la de esta mañana y conocer un poco mejor el norte de la isla ya que en principio no pensamos volver a esta zona de la isla. ¿A dónde nos tocará mañana?

Más información sobre esta ruta

Esta ruta es una adaptación del sendero homologado PR21SMI.

Para poder editar el track y poder subir un mapa, utilicé la cartografía proporcionada por los amigos del blog Cartografía Digital. ¡Gracias!

Si quieres ver más rutas en la isla de São Miguel, pincha AQUÍ.

26/12/2019 06:00
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 5,1 km
  • Fecha de realización: 02/11/2019
  • Desnivel de subida: 310 m
  • Desnivel de bajada: 310 m
  • Punto más alto: 193 m
  • Punto más bajo: 17 m
  • Tipo de recorrido: Piruleta
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 2
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 2
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

salto_da_farinha_poço_azul

Información geográfica perteneciente al Centro de Informação Geoespacial do Exército ©.