Vivimos en una zona con cierre perimetral por culpa de la pandemia que estamos sufriendo, pero tenemos la relativa suerte de tener nueve municipios por los que poder movernos. ¡Otros no pueden salir del suyo! Eso significa que nos toca conocer la comarca, que tampoco está tan mal.

Para hoy queríamos una ruta corta que pudiésemos hacer por la mañana porque por la tarde el tiempo va a empeorar de forma considerable. Como el recorrido que escogimos es lineal, fuimos en dos coches para dejar uno al final, en la capilla de San Paio de Codeso, y dirigirnos a continuación al comienzo, en Ponte Ledesma. Vamos a hacer un par de rutas señalizadas por el concello de Boqueixón.

Comenzamos por la ruta dos Pescadores, un camino junto al río Ulla que une Ponte Ledesma con la parroquia de Donas. Después de observar el puente romano que cruza el río y une este municipio con el de Vila de Cruces, ya en la provincia de Pontevedra, y el panel informativo de la ruta, empezamos a caminar.

El sendero transcurre siempre pegado al río, aunque con una primera línea de árboles y vegetación que pocas veces nos deja disfrutar del Ulla en todo su esplendor. Al otro lado, sobre todo al comienzo, nos acompañan campos de cultivo bien cuidados. Estamos en la Zona de Especial Conservación (ZEC) Sistema Fluvial Ulla-Deza.

El camino es sencillo de recorrer y no tiene pérdida. Va siempre junto al río. En algunos puntos hay alguna escalera o barandilla de madera para facilitar el paso, pero tampoco se ha abusado demasiado de ellas. En el cielo nos acompañan nubarrones amenazantes, pero algunos rayos de sol encuentran la forma de pasar entre ellos.

El río Ulla es uno de los más importantes de Galicia para la práctica de la pesca, especialmente de salmón, de ahí el nombre de la ruta. Si estuviésemos en temporada de pesca, según un panel informativo que nos encontramos por el camino, sería fácil encontrarnos con numerosos pescadores recorriendo este tramo de río.

Poco a poco los campos que nos acompañaban a mano derecha van desapareciendo y nos adentramos en zona boscosa. Los árboles están preciosos con los colores del otoño. También vemos un montón de setas.

Tras pasar junto a algún molino y divisar a lo lejos la iglesia de Santa Mariña de Sucira (vimos un desvío para acercarse hasta ella que decidimos no tomar), acabamos llegando a la parroquia de Donas, la más pequeña de Galicia, con 1,2 km². Aquí termina esta ruta dos Pescadores, perfectamente señalizada en los escasos cruces por los que pasamos.

Comienza ahora otra ruta, teóricamente también señalizada, pero mucho peor. Para empezar, los paneles que vimos no traen ni un mapa. Solo puntos de paso. Se llama ruta do río Grande, aunque curiosamente por aquí no hay ningún río que se llame así. El río que vamos a seguir se denomina Pontillón.

Nada más llegar a Donas, antes de adentrarnos en la aldea, cogemos un pequeño desvío para acercarnos a la fervenza de Donas (esta todavía no está en el río Pontillón). Aunque ha estado lloviendo estos días, seguro que puede llevar mucho más caudal.

En Donas nos desviamos de nuevo para acercarnos a ver su iglesia y continuamos. Las señales no están demasiado claras, así que vamos siguiendo un track que llevamos en el GPS que nos acaba adentrando en un campo en obras, con toda la pinta de que acabará transformado en un viñedo. Hacemos un poco de campo a través para abandonar este barrizal y bajar hasta el río. Allí tenemos la suerte de ver una garza muy de cerca. Hemos visto varias a lo largo del día, pero ninguna que no escapase, como esta.

Para salir de este incipiente gran viñedo en el que nos encontramos, acabamos trepando por un pequeño talud de tierra que nos deja en la carretera. No tenemos ni idea de por dónde irá la ruta “oficial”.

A los pocos metros de recorrido por carretera, vemos una flecha que señala el desvío a la fervenza del río Pontillón. Es un senderillo bastante empinado y resbaladizo que baja hasta el río. Una vez allí, lo que vemos de cascada es poco. Se intuye que es bastante alta, pero para poder verla al completo habría que hacer bastantes equilibrios sobre piedras empapadas y cubiertas de musgo, y decidimos no jugarnos el pellejo.

Volvemos a la carretera, que enseguida abandonamos, para hacer uno de los tramos más bonitos de esta ruta junto a un canal de agua que nos recuerda a las levadas madeirenses. Este canal nos lleva hasta la tercera cascada del día, la fervenza de Codeso. Para mí es la más bonita de hoy, pero no nos detenemos demasiado porque ya hace un rato que ha empezado a llover y cada vez lo hace con más intensidad, aunque ya no queda nada.

Una escalinata de madera nos deja junto a la capilla de San Paio de Codeso, donde tenemos el coche.

La verdad es que ha sido una mañana muy bien aprovechada. La primera ruta es muy sencilla y no tiene pérdida. La segunda… tiene partes muy bonitas, pero no tenemos ni idea de cuál es el recorrido oficial. Desde luego, es probable que por el viñedo en obras que hemos atravesado, en unos meses no se pueda pasar.

Más información sobre esta ruta

Descubrimos estas dos rutas en la web del concello de Boqueixón. Como la información no era mucha, buceando un poco más por internet dimos con el blog Grupo de Andainas Rías Baixas. Ellos hacen la ruta de ida y vuelta, algo perfectamente factible ya que no es demasiado larga, aunque nosotros optamos por llevar dos coches y hacerla más corta.

Si quieres ver más rutas en la provincia de A Coruña, pincha AQUÍ.

17/11/2020 06:00
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 9,4 km
  • Fecha de realización: 07/11/2020
  • Desnivel de subida: 157 m
  • Desnivel de bajada: 81 m
  • Punto más alto: 145 m
  • Punto más bajo: 57 m
  • Tipo de recorrido: Travesía
  • MIDE / Severidad del medio natural: 2
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 2
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

ruta_pescadores_rio_grande

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.