Realmente nuestro plan para hoy era ir a las termas de Prexigueiro, en Ribadavia, pero en el último momento decidimos “ganárnoslas” haciendo alguna rutilla previa, aunque fuese facilita.

Echando un ojo a los libros que tenemos por casa mientras desayunábamos vimos esta y nos pareció perfecta para la ocasión.

Para llegar al punto de comienzo de la ruta utilizamos el Google Maps y la verdad es que llegué a pensar que nos estaba tomando el pelo. ¡Menudo caminillo para llegar al punto de partida! Pero al final del todo, ya pegada al río, nos esperaba una explanada de cemento perfecta para dejar el coche. Justo en ese punto, O Bañiño, hay unas termas que parece que están acondicionando para uso público ya que estaban en plenas obras. La verdad es que sería estupendo poder darse un baño caliente allí mismo nada más terminar la ruta.

Al comienzo de la ruta no vimos ninguna señal ni panel informativo, pero la verdad es que después la mayor parte del camino está señalizado. Salimos por un sendero bastante embarrado. Puede ser por las últimas lluvias o incluso por recientes desbordamientos, ya que a lo largo del camino vimos pruebas evidentes del nivel que había alcanzado el agua. ¡Qué locura!

Comenzamos yendo río arriba por su margen derecha (en la que nos encontramos) y volveremos por la contraria. A ratos vamos muy pegaditos al río y otras veces algo más separados, pero siempre disfrutando de un bonito entorno protagonizado por el bosque de ribera. A pesar de que los árboles no tienen hojas, el bosque nos parece precioso igualmente. También tiene la ventaja de que podemos disfrutar algo más de la visión del río y su impresionante caudal.

En los tramos en los que nos separamos más del río nos llama la atención la cantidad de pajarillos diferentes que oímos trinar. Eso sí, no se dejan ver demasiado.

Tras pasar junto a varios molinos nos separamos un poco del río para atravesar la aldea de O Viñao, pero tras un breve tramo de carretera enseguida volvemos al río.

El siguiente punto de interés por el que pasaremos será una cascada y para ir hasta ella tendremos que desviarnos unos metros de nuestra ruta. Realmente podríamos dejarla para la vuelta ya que vamos a volver a pasar junto a ella en el camino de regreso, pero las ansias por verla nos hacen no dejarla para después. La verdad es que está preciosa.

Tras volver de la cascada nos toca hacer, quizás, la subida más fuerte del día. No es que sea gran cosa, pero la ruta es tan llana que este repecho se hace notar. El camino pasa junto a una pequeña área recreativa con un par de mesas donde aprovechamos para picar algo y disfrutar de las vistas del bosque invernal que se contemplan desde allí.

Tras otro tramo de repecho llegamos a una pista ancha y llana en la que aprovechamos para incrementar un poco el ritmo. ¡Estamos yendo muy despacio! Al llegar a una presa podríamos haber dado ya la vuelta, pero nosotros decidimos seguir un poco más para ver el puente medieval de San Fiz. Para llegar hasta él vamos por un camino precioso, con un empedrado antiquísimo, pero en el que hay que ir con pies de plomo, ya que las hojas que lo cubren lo vuelven bastante resbaladizo.

El puente sí que será donde cambiemos de orilla y emprendamos el regreso. La primera parte de la vuelta transcurre por una zona algo elevada que nos proporciona unas bonitas vistas de todo el valle. Enseguida llegamos de nuevo a la zona de la cascada. Esta vez aprovecharemos una pasarela metálica para verla desde arriba, aunque es mucho más bonita y espectacular vista de frente. Nos habría gustado comer aquí, pero había otra pareja y decidimos continuar para buscarnos un sitio en el que poder estar solos.

En general, este lado de la ruta nos resulta más cómodo que el de la orilla contraria, lo cual se agradece cuando ya llevas algunas horas caminando. Por lo demás, el entorno ya es conocido.

Decidimos comer en un tronco atravesado sobre el camino, bastante cerca ya del final de la ruta. Cuando llegamos a la altura del primer puente que vimos a la ida, cruzamos para volver a situarnos en la orilla donde tenemos el coche.

Ha resultado una ruta fácil y agradable ya que hoy queríamos algo tranquilo. Y ahora sí, toca relajarse de verdad en las termas de Ribadavia. ¡Qué domingo tan completo y bien aprovechado!

Más información sobre esta ruta

Descubrimos esta ruta en el libro Galicia. Excursiones por los bosques más bellos de Sua Edizioak. Completamos la información en la web del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ya que esta ruta forma parte de la red de Caminos Naturales del país.

Si quieres ver más rutas en la provincia de Ourense, pincha AQUÍ.

02/09/2020 20:45
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 12,1 km
  • Fecha de realización: 26/01/2020
  • Desnivel de subida: 295 m
  • Desnivel de bajada: 295 m
  • Punto más alto: 331 m
  • Punto más bajo: 104 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 2
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

rio_barbantino

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfica Nacional.