Hoy es mi único día libre de esta semana así que no quiero tener que madrugar, pero tampoco me apetece quedarme después todo el día en casa… ¿Qué podemos hacer? Optamos por una ruta que ya hicimos hace un par de años y que no nos queda muy lejos de casa ni es demasiado larga.

Como ya dije, nos levantamos y desayunamos tranquilamente y sin prisas, y llegamos a Esteiro, en el concello de Muros, sobre las doce de la mañana. En un bar allí mismo nos compramos los bocadillos para comer durante la ruta. Desde Esteiro se ven ya los montes a los que queremos subir y hay unas nubes bajas rozándolos… ¡que no nos fastidien las vistas, por favor!

Empezamos subiendo poco a poco mientras vamos atravesando la aldea de Solleiros. Nada más cruzar el puente, justo al principio, pasamos por delante del museo de las carrilanas de Esteiro y nos detuvimos un rato a mirar desde fuera. Nunca estuve en esta fiesta, pero debe ser todo un espectáculo.

Atravesando la aldea de Solleiros.

En cuanto salimos de la aldea nos adentramos en zona de bosque. Predominan los pinos, pero también hay algunos robles y castaños además de eucaliptos, por supuesto, pero afortunadamente no son los que más destacan. Esta subida tiene una buena pendiente y, a pesar de estar el día cubierto y no haber sol, la humedad del aire crea un ambiente bochornoso que nos hace sudar de lo lindo.

Según vamos subiendo vemos que no nos vamos a librar de la niebla, qué mala pata. ¡Menos mal que al menos ya hemos disfrutado en otra ocasión de esas vistas! Aunque fastidia un poco igualmente, claro.

Poco a poco, a medida que llegamos a la zona más alta, empezamos a ver los inmensos bolos graníticos que abundan en esta zona. Al principio los vemos tras los árboles, en medio de la zona de bosque, pero después de coger un pequeño desvío del camino por el que íbamos, llegamos a la zona donde están los más llamativos. Las formas que tienen son para ir jugando a encontrar figuras. Me doy cuenta también de que al estar en medio de la niebla y no poder disfrutar de las vistas me fijo mucho más en la forma de las rocas. ¡Será eso que dicen de que no hay mal que por bien no venga!

Hasta ahora hemos visto de vez en cuando las típicas señales blancas y amarillas propias de senderos homologados de pequeño recorrido, pero este sendero no lo está. De hecho, ni siquiera están señalizados todos los cruces. Nosotros estamos haciendo la ruta siguiendo el track de la que hicimos hace un par de años.

Tras estar un rato en esta zona rocosa decidimos proseguir porque aquí hace un poco de frío. La ruta transcurre por un sendero cómodo, salvo una bajada empinada con el suelo algo deshecho, pero sin mayores complicaciones.

Este sendero acaba desembocando en una pista por la que continuaremos bajando. Tras pasar al lado de una pequeña braña, empezamos a buscar sitio donde comer. En las primeras piedras que vemos algo cómodas para sentarnos decidimos parar. Parece que mientras comemos las nubes empiezan a despejar. ¡Vaya puntería hemos tenido! Pero ahora no volvemos, que esta noche es San Juan y hay que llegar a tiempo para la churrascada.

Ya con la barriga llena, seguimos bajando. En algún punto de la bajada la pendiente es tan pronunciada que la pista está hormigonada, pero no son demasiados metros. La bajada nos lleva hasta el río Maior y caminamos un tramo junto a él. La vegetación es ahora la típica de ribera.

Cuando ya parece que no vamos a tener que subir más, tenemos un último repechito hasta la aldea de Maio, pero muy leve. A partir de aquí ya seguiremos por carretera hasta llegar a Esteiro de nuevo.

Enseada de Esteiro con la marea baja.

Nos tomamos una caña en el mismo bar de antes y nos marchamos, ¡que esta noche tocan sardinas y churrasco! Es una pena habernos quedado sin vistas, pero la ruta nos ha sentado bien. Además, siempre podremos decir que nos hemos ganado la cena de esta noche.

Antes de marcharnos volvemos a echar un ojo hacia la Pedra do Cadro. Las nubes la siguen cubriendo.

Por allí arriba hemos estado… y allí siguen las nubes. Vista desde el puente sobre el río Maior.

Un extra

Ya habíamos hecho esta ruta en enero de 2017 y en aquella ocasión sí que tuvimos un día radiante. Dejo una foto de las vistas desde lo alto.

Monte Louro, el pueblo de Muros y la Enseada de Bornalle.


Datos técnicos

  • Longitud: 11,5 km
  • Fecha de realización: 23/06/2019
  • Desnivel de subida: 490 m
  • Desnivel de bajada: 490 m
  • Punto más alto: 334 m
  • Punto más bajo: 1 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 2
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 3
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

pedra_do_cadro_esteiro

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.