Hacía tiempo que teníamos ganas de acercarnos al mar y hoy, al fin, ha llegado el día. Estamos teniendo unos días de anticiclón espectaculares, por lo que parece que el sol lucirá en toda Galicia. Incluso en la costa. De todas formas, por mucho que me guste el sol, reconozco que las temperaturas inauditas que estamos teniendo en pleno mes de febrero son preocupantes.

Salimos de casa con un sol radiante, pero llegando a Muxía descubrimos que hay nieblas costeras. No nos irán a fastidiar el día, ¿no? Aparcamos en el puerto y dejamos que Frida eche una carrerita por allí. ¡Qué poco le gusta el coche!

Comenzamos dirigiéndonos hacia el norte, en dirección al santuario de A Barca. Aunque la bruma impide disfrutar de las vistas a lo lejos somos optimistas, ya que poco a poco se van abriendo pequeños claros azules. Antes de llegar al santuario decidimos desviarnos para subir al mirador del monte Corpiño, desde donde, al menos, tenemos una buena vista sobre el pueblo de Muxía.

Ya hemos estado más veces en Muxía, así que esta vez decidimos no acercarnos al santuario y sus famosas rocas porque vamos con Frida y ya hay gente paseando por allí, por lo que continuamos nuestra ruta.

Terminamos de rodear la punta da Barca y volvemos de nuevo a Muxía. Cuando vemos las flechas verdes del Camiño dos Faros intentamos seguirlas, ya que sabemos que irán siempre lo más pegadas posible al mar. Al salir de Muxía hay que hacer un tramo de en torno a un kilómetro por carretera, pero al menos hay zona para peatones. El mar está espectacular. De hecho, hay aviso amarillo por mar de fondo.

Al llegar a la praia de Lourido hacemos una breve parada para que Frida beba en un regato ya que sabemos que aquí empieza la subida del día. Parece que vamos a tener suerte con las vistas (o al menos no muy mala suerte) y la niebla se está levantando algo. Ya vemos la cima del monte Facho, al que queremos subir. De hecho, la pendiente que estamos subiendo hace que termine en manga corta. ¡Si estamos en febrero!

Algunos tramos de la subida están cementados y otros se hacen por pista. Por suerte, por aquí todavía no hay demasiados eucaliptos y son los pinos los que predominan. El sol empieza a picar fuerte, pero también el viento a medida que nos aproximamos a la cima. Los últimos metros son sobre asfalto ya que también es posible llegar en coche hasta aquí. De hecho, había una pareja cuando llegamos, pero se marchó enseguida y pudimos disfrutar de las vistas nosotros solos. Eso sí, ¡tuvimos que abrigarnos bien! Las vistas son preciosas. Es una pena la bruma que nos ha tocado hoy que no nos deja disfrutar con nitidez de toda la costa…

Tras un pequeño descanso para picar algo, retomamos la ruta. Hacemos ahora un tramo del Camino de Santiago entre Muxía y Fisterra. La verdad es que no es la parte más bonita de la ruta. Una pista anchísima por la que cabría un camión rodeada de eucaliptos. Al menos es cuesta abajo y se hace rápido.

La aldea de Xurarantes me sorprendió por la cantidad de hórreos que tiene. Conté unos diez, pero yo creo que hay más. También salieron a recibirnos tres perrazos sueltos de buen tamaño que nos impresionaron un poco, pero tras unos cuantos olisqueos con Frida nos dejaron seguir sin problema.

Seguimos un poco más por pistas asfaltadas rodeadas de campos y llegamos a la iglesia románica de San Xiao de Moraime, del siglo XII. Habíamos estado aquí hace ya algunos años y nos sorprende cómo está de cambiada la zona. Parece que están restaurando la iglesia y tiene una valla de obra rodeándola. Han abierto también un albergue para peregrinos, una taberna y un punto de información. Eso sí, supongo que por ser todavía febrero, no había ni un alma. Aprovechamos para comer aquí sentados en un muro al sol.

Después de comer nos toca hacer una pequeña subida hacia la capilla de San Roque , perfecta para que nuestros cuerpos recobren un poco de calor. No parece demasiado bonita desde lejos, así que ni nos acercamos hasta ella.

Tras bajar atravesando un pequeño bosquecillo, llegamos de nuevo al mar. Lo poco que nos queda es muy bonito: una pasarela de madera sobre la arena y un breve recorrido por el paseo marítimo hasta llegar al puerto de Muxía.

Aunque hace sol el aire es bastante fresco, así que agradecemos el calorcito del coche. Ha sido un día perfecto para recargar pilas. Funciono con energía solar.

Más información sobre esta ruta

Descubrimos esta ruta en el libro Los mejores paseos por la costa gallega, de Sua Edizioak.

Si quieres ver más rutas en la Costa da Morte, pincha AQUÍ.

Si quieres ver más rutas en la provincia de A Coruña, pincha AQUÍ.

03/03/2020 06:00
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 15,7 km
  • Fecha de realización: 23/02/2020
  • Desnivel de subida: 445 m
  • Desnivel de bajada: 445 m
  • Punto más alto: 302 m
  • Punto más bajo: 2 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

muxia_subida_monte_facho

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.