Hoy nos ha tocado improvisar. Las condiciones meteorológicas que nos encontramos en la zona de Trevinca impidieron que pudiésemos llevar a cabo la ruta que teníamos preparada, así que cogimos mapa de carreteras, móviles y nos dijimos: “¿y ahora qué?”.

Tras mirar aquí y allá, decidimos ir a Montefurado, en el concello lucense de Quiroga. No podía ser una ruta demasiado larga ya que la íbamos a empezar tarde. Y tampoco hay en Internet demasiada información sobre senderismo en esta zona (o en los móviles es más incómodo buscarla), así que nos acabamos descargando un track e improvisamos un poco.

Optamos por empezar a andar en el mirador de Anguieiros. Desde ahí ya tenemos una primera visión de la imagen más famosa de esta zona: el túnel que hicieron los romanos en el siglo II y que desvió el cauce del Sil para facilitarles la búsqueda de oro (oro que, por supuesto, encontraron y se llevaron). Parece que los atentados ecológicos no son solo cosa reciente…

Vistas del túnel de Montefurado desde el mirador (qué pena de cables…).

En fin, hechas estas primeras fotos, comenzamos a caminar cuesta arriba en dirección a la aldea de Os Anguieiros. Una vez pasada la aldea, el camino llanea bastante por una ladera arbolada, aunque como los árboles apenas tienen hojas todavía, dejan entrever algunas aldeas al otro lado del río, como la de Montefurado.

La verdad es que los caminos son muy cómodos y la temperatura, fresca, es perfecta caminar. Son una pena las nubes bajas que nos tapan las cumbres de los montes que nos rodean, pero teniendo en cuenta que no llueve, no nos podemos quejar.

Panorámica de la zona, con el Sil en el centro escondido bajo los árboles.

Durante la ruta nos llama la atención la cantidad de tipos distintos de árboles por los que pasamos y lo poco que sabemos sobre ellos. Como vamos caminando relajadamente, nos descargamos una aplicación en el móvil que ayuda a identificarlos y vamos un buen rato entretenidos mientras la probamos.

Y así, caminando sin prisas y disfrutando del paisaje (aunque las torres de alta tensión lo estropean un poco), acabamos bajando hasta el río que en esta zona se encuentra prácticamente estancado. Tras un pequeño tramo de carretera, llegamos junto a la boca este del túnel. La perspectiva del túnel desde aquí no es la mejor, pero el sitio sí que es bonito. De frente tenemos la aldea de Montefurado y el color rojizo de la tierra de la zona hace inevitable la comparación con Las Médulas. Decidimos hacer aquí la parada para la comida.

Retomamos de nuevo la carretera para acercarnos ahora al otro lado del túnel. Las ganas de verlo lo más de frente posible hacen que llegue la imprudencia. Justo cuando acababa de decir “¿resbalarán mucho estas piedras?” lo comprobé en mis propias carnes. Sí, resbalaban. La culada fue monumental. Mira que he practicado patinaje artístico sobre ruedas durante diez años y me habré caído de culo decenas y decenas de veces, pero parece que tener 20 años más se nota. Dos semanas me duró el dolor.

Con mi orgullo por los suelos, terminamos la ruta subiendo de nuevo por la carretera hasta donde tenemos el coche.

Al final hemos salvado el día con una ruta muy agradable que nos ha servido para conocer un lugar con un importante interés histórico.

Más información sobre esta ruta

Para hacer esta ruta nos inspiramos en el recorrido propuesto en el blog Salvemos el túnel romano de Montefurado y su entorno.


Datos técnicos

  • Longitud: 7,3 km
  • Fecha de realización: 17/03/2019
  • Desnivel de subida: 272 m
  • Desnivel de bajada: 272 m
  • Punto más alto: 369 m
  • Punto más bajo: 255 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 2
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

montefurado

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.