De todos los días que pensábamos pasar en Madeira, hoy era el que daban más posibilidad de lluvia, y de todas las rutas que teníamos previstas, esta era la que tenía más vegetación, así que la unión estaba clara.

Ribeiro Frio es un sitio curioso. Hay solo un par de restaurantes y una factoría de piscicultura en mitad de una carretera completamente llena de curvas (como todas en Madeira, por otra parte), pero, increíblemente, había bastantes coches y movimiento de gente. De todas formas, no tuvimos problema para aparcar.

La verdad es que como la ruta no es complicada y la previsión dice que el tiempo mejorará a medida que pase el día, nos tomamos el día con calma y empezamos a caminar poco antes de las doce de la mañana.

La levada está excavada en medio la pared.

La ruta no tiene pérdida, pero aun así, está señalizada. Es el sendero PR 10. Prácticamente desde el principio vamos al lado de la levada. Es la primera ruta por levada que hacemos en la isla y la verdad es que impresiona imaginarse el trabajo que debió dar en su día hacer esa construcción, ya que vamos caminando prácticamente en medio de una pared de la montaña. De todas formas, todos los puntos que podrían resultar peligrosos o vertiginosos están protegidos con una barandilla.

Hay bastante niebla y a veces hasta llovizna un poco, así que la humedad es altísima y está todo mojado. También es cierto que toda esa humedad le da un aspecto todavía más exuberante a toda la vegetación que nos rodea.

De vez en cuando se nos abre alguna ventana entre la vegetación que nos permite admirar las montañas del interior o la costa más cercana. Muy pocas veces nos separamos de la levada. Una de ellas es para rodear el Poço do Bezerro.

Una media hora más tarde pasamos por uno de los puntos más espectaculares del día, ya que la levada pasa ahora por dentro de un túnel excavado en la pared. De todas formas, no llegan a ser necesarios los frontales.

Al llegar a la casa de águas de Lamaceiros abandonamos la levada y comenzamos a bajar en dirección a Portela. Hasta la aquí la ruta había sido prácticamente llana. Menos de 100 m de desnivel en casi 8 km es una pendiente imperceptible. Eso hace que al empezar a bajar, y sabiendo que vamos a hacer la ruta de ida y vuelta, nos empiece a dar un poco de pereza pensar en esta subida al regreso.

Al llegar al parque forestal de Lamaceiros vemos unos preciosos troncos de madera cortados a modo de mesa y sillas y decidimos no bajar más y comer allí mismo. Tampoco paramos demasiado porque la humedad, a pesar de no hacer demasiado frío, nos carcome.

El camino de vuelta, al ser ya conocido, se nos hizo un poco más monótono, pero al menos la niebla se levantó un poco y pudimos ver algo mejor la zona de costa. De todas formas, terminamos la ruta de nuevo con algo de llovizna.

Ha sido una ruta bonita, pero quizás nos sobró la vuelta. Si alguna vez volvemos a Madeira, creo que me estudiaría un poco mejor el tema de los transportes públicos para no tener que volver siempre al punto donde tenemos el coche.

Más información sobre esta ruta

Descubrimos esta ruta en la guia de passeios a pé Madeira, de la editorial Rother, aunque nosotros nos dimos la vuelta un poco antes de llegar a Portela.

Para poder editar el track y poder subir un mapa, utilicé la cartografía proporcionada por los amigos del blog Cartografía Digital. ¡Gracias!


Datos técnicos

  • Longitud: 16,2 km
  • Fecha de realización: 09/01/2018
  • Desnivel de subida: 130 m
  • Desnivel de bajada: 130 m
  • Punto más alto: 875 m
  • Punto más bajo: 772 m
  • Tipo de recorrido: Ida y vuelta
  • MIDE / Severidad del medio natural: 2
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 1
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

levada_do_furado-ribeiro_frio_portela

Información geográfica perteneciente al Centro de Informação Geoespacial do Exército ©.