La verdad es que hoy no decidimos hasta el último momento qué ruta hacer. Es cierto que esta la habíamos preparado ya en casa hace varios días, pero desde ayer por la noche hasta el momento de arrancar pensamos varias veces en cambiarla debido a la previsión del tiempo. Al final, no tengo ninguna duda de que hemos acertado.

Salimos del pueblín de Rabanal de Abajo con un frío importante aunque, por fortuna, la cuesta arriba nos fue haciendo entrar en calor poco a poco. En cualquier caso, es una subida cómoda. Enseguida vamos dejando abajo Rabanal y el embalse de Las Rozas.

En un punto del camino vemos una flecha que señala hacia la cascada del Pimpanón. Decidimos ir, pero al llegar junto a un viejo molino el sendero se puso muy resbaladizo y decidimos no continuar. De todas formas, el lugar vale la pena.

A partir de aquí la subida empieza a tener cada vez más y más pendiente. También baja mucha agua por el camino y está todo lleno de ramas rotas, incluso algún árbol caído, que nos hacen avanzar muy poco a poco. Comienza a aparecer una levísima capa de nieve recién caída esta noche. Parece polvo o harina espolvoreada. De repente, empiezan a caer también algunos copos. Pequeñísimos, finísimos… Ni siquiera necesitamos ponernos ropa impermeable. El camino es duro… ¡pero qué bonito lo hace la nieve!

Al fin llegamos a la Brañina. No queda ni una cabaña en pie, es una pena, pero el entorno es precioso. Aquí la nieve ya lo cubre todo. Si hay camino, no se ve, así que toca orientarse con la ayuda del GPS y buscando las zonas más lógicas de paso entre los arbustos o evitando tramos de hielo duro.

En un cercado metálico para ganado hacemos una pequeña parada para picar algo. Si hasta ahora no habíamos tenido nada de frío, notamos cómo en este momento nos carcome. Nos pertrechamos bien de plumíferos y guantes y reemprendemos la marcha.

Nos introducimos en un precioso bosquete atravesado por un caminillo. Está orientado al noreste, así que acumula bastante nieve. De todas formas, está bastante dura y avanzamos sin problema. Solo nos retienen las miles de fotos que vamos haciendo.

Al atravesar el collado de Trasmundo pasamos a una ladera sur y la nieve desaparece casi por completo. Poco después nos encontramos una construcción de piedra para ganado y decidimos parar a comer ahí.

A partir de aquí el camino se convierte en una pista ancha sin apenas nieve que nos ayuda a avanzar algo más rápido. Cuando la vegetación lo permite, disfrutamos de las vistas a las montañas contiguas.

Poco a poco la pista se va inclinando, esta vez hacia abajo. ¡Menos mal que el camino es mucho más cómodo que el de la subida!

A medida que bajamos los árboles se van despejando y volvemos a disfrutar de unas preciosas vistas hacia el embalse. Y poco a poco, casi sin darnos cuenta, estamos de vuelta en Rabanal de Abajo.

Tras la pertinente ducha, terminamos la jornada visitando el Centro del Urogallo y tomándonos un chocolate con fisuelos en Robles de Laciana. ¡Qué día tan bueno y completo hemos pasado!

Más información sobre esta ruta

Descubrí esta ruta en el blog Roteiros Galegos. En él aparece la ruta en pleno otoño. ¡No tienen nada que ver!

Si quieres ver más rutas en la provincia de León, pincha AQUÍ.

25/02/2020 06:00
  • Distance Instructions
Label


Datos técnicos

  • Longitud: 12,9 km
  • Fecha de realización: 10/01/2020
  • Desnivel de subida: 875 m
  • Desnivel de bajada: 875 m
  • Punto más alto: 1.718 m
  • Punto más bajo: 959 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 3
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

la_brañina_desde_rabanal_de_arriba

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.