¿Lloverá mucho o nos arriesgamos? Tuvimos dudas hasta el último momento, pero al final nos animamos a salir de casa. Eso sí, con una ruta no demasiado lejos, por si llegamos allí, está diluviando y hay que volverse, y en busca de una cascada potente, ya que con tanta lluvia estos últimos días (¡semanas!) tienen que estar espectaculares.

Nuestro plan inicial era hacer ida y vuelta por el mismo camino por una ruta que ya conocíamos, pero al final acabamos improvisando y nos salió una ruta circular estupenda.

Llegamos al mosteiro de Carboeiro a media mañana. Como ya hemos estado más veces y aprovechando que ahora mismo no llueve, decidimos no visitarlo y ponernos a caminar cuanto antes.

Salimos por un camino que baja hacia el río Deza. Esta parte de la ruta está señalizada como el antiguo sendero PR-G 18, aunque en la actualidad está deshomologado. En cuanto cruzamos el río comenzamos a subir por un bosque muy bonito y variado, que cuenta, entre otros árboles, con alcornoques, que siempre llaman la atención en estas latitudes, y madroños con sus frutos en pleno apogeo y que no me resisto a probar.

Ponte do Demo sobre el río Deza.

A medida que subimos la variedad de árboles va desapareciendo y van ganando los pinos. De hecho, nosotros seguimos la ruta señalizada, pero hay un camino que sale a mano izquierda y que sube menos que tiene pinta de ser más bonito, aunque no llegamos a meternos por él.

Cuando llevábamos poco más de un kilómetro empieza a llover y vuelven las dudas. ¿Habremos hecho bien en venir? Toca hacer una breve parada para pertrecharse bien contra la lluvia.

El camino por el que vamos desemboca en una carretera que en fuerte pendiente cuesta abajo nos lleva hasta el área recreativa de A Carixa. Da la sensación de que en verano debe ser un punto con mucha vida, con playa fluvial, chiringuito, mesas y bancos de piedra… Pero hoy bañarse sería algo suicida. El caudal del río baja descomunal.

Continuamos nuestro camino atravesando pequeños núcleos rurales entre pistas y campos de cultivo hasta llegar a la capela de San Paio. Ahí vemos que existe la posibilidad de desviarse al castro de San Paio, pero decidimos dejarlo para la vuelta en función de cómo esté el tiempo. Todavía no sabíamos que al final no íbamos a volver por ahí, así que nos quedamos sin verlo.

Toca acercarse de nuevo al río Deza y aunque todavía no lo veamos, el estruendo del agua ya es importante. Cruzamos el río sobre un puente metálico espectacular, tanto por su altitud como por el paisaje que nos ofrece. Desde él vemos desembocar al río Toxa en el Deza y divisamos ya la fervenza del Toxa a lo lejos.

A partir de aquí nos acercaremos a la cascada por un senderito perfectamente definido y con escalones y barandillas en los puntos que pueden resultar más conflictivos, pero muy resbaladizo por lo mojado que está todo. La vegetación es tan densa que apenas hay luz. Vamos siguiendo el curso del río Toxa hasta que alcanzamos la fervenza. ¡Qué cantidad de agua! Ya hace un buen rato que no llueve, pero intentar acercarse mínimamente a la cascada para hacerle una foto supone empaparse. Solo tenemos unas décimas de segundo para hacer la foto antes de que se empape el objetivo de la cámara. Cuando lleva menos agua uno puede acercarse mucho más, pero hoy es imposible. Eso sí, el espectáculo merece la pena. También tenemos suerte de disfrutar de la cascada nosotros solos, cosa poco frecuente, sobre todo cuando se sabe que va crecida.

Fervenza do Toxa

Una vez vista la cascada de cerca, vamos a subir ahora al mirador para verla desde arriba. Se sube por una anchísima pista por la que nos cruzamos a varias personas que están bajando hacia la cascada. Es gente que no va a hacer senderismo, solo van a ver la cascada, así que supongo que nuestro atuendo les llama tanto la atención como a nosotros el suyo.

El mirador nos parece el sitio perfecto para parar a comer. Cayeron unas breves gotas que nos hicieron pensar que nos iban a estropear la comida, pero fue solo una pequeña amenaza.

Allí fue donde descubrimos una señal que ponía “FERVENZA – MOSTEIRO”. Ese camino no venía ni en el mapa ni el GPS, pero decidimos arriesgar. Hubo un cruce casi al principio en el que dudamos un poco, pero después ya aprendimos que, ante la duda, hay que seguir por el camino principal, aunque la verdad es que estaba todo bastante bien señalizado. Los caminos son preciosos y tienen aspecto de ser antiquísimos. Nos imaginamos a los monjes yendo por ellos unos cuantos siglos atrás y con miedo a que los bandoleros los asaltasen… ¡Cómo cambian los usos de los caminos!

Pasamos también por la fuente medicinal de Pazos, un manantial de aguas sulfurosas inconfundible por su olor.

¿Será muy conocida esta ruta? Nosotros creemos que no, no tiene aspecto de estar muy transitada. De hecho, tuvimos la inmensa suerte de ver un par de jabalíes a lo lejos en medio del camino, pero no me dio tiempo a hacerles una foto. En cuanto nos vieron, se marcharon corriendo monte arriba.

La ruta va alternando tramos de camino con otros de pista y entre aldeas. También cruzamos bajo la vía del tren varias veces. Justo vuelve a comenzar a llover cuando llegamos a la carretera, con la gran mala suerte de que la flecha en ese cruce está rota. Hay un camino precioso que sigue de frente, pero la flecha parece que señala la carretera. Ante la duda, viendo que no queda demasiado y que la lluvia está arreciando, decidimos terminar nuestra ruta yendo por carretera. Fueron dos kilómetros que no pudimos disfrutar demasiado ya que íbamos ocupados en protegernos lo mejor posible con los paraguas, pero la ruta en conjunto ha valido mucho la pena. Además, a pesar de este último chaparrón, casi no nos ha llovido, así que estamos felices de habernos arriesgado a salir de casa.

Mosteiro de Carboeiro

Terminamos la jornada en Silleda tomándonos un delicioso chocolate con melindres para entrar de nuevo en calor antes de poner rumbo a casa. ¡Da gusto terminar así un día de ruta!

Más información sobre esta ruta

Aunque esta vez no lo hayamos hecho, vale la pena visitar el mosteiro de Carboeiro. Puedes consultar en este enlace los precios y horarios.

05/12/2019

Copia el siguiente código iframe HTML en tu sitio web:

  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 12 km
  • Fecha de realización: 17/11/2019
  • Desnivel de subida: 495 m
  • Desnivel de bajada: 495 m
  • Punto más alto: 356 m
  • Punto más bajo: 159 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

mosteiro_de_carboeiro_fervenza_do_toxa

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.