Levantarse un domingo a las siete y media de la mañana es duro, pero normalmente suele valer la pena. Hoy, desde luego, así ha sido.

Tras el intento de hace un mes de ir a ver un bosque en otoño hoy lo hemos vuelto a intentar. Si en aquella ocasión llegamos pronto, esta vez ha sido algo tarde. De todas formas, la ruta ha valido mucho la pena.

Llegamos a la aldea de A Pintinidoira (qué nombre tan bonito) sobre las once de la mañana. Hace un frío gélido pero el cielo está completamente azul. Teniendo en cuenta que todo el viaje hasta aquí lo hemos hecho a través de una densísima niebla, este comienzo nos da un chute extra de motivación.

Comenzamos en el punto más alto de la ruta, así que empezaremos bajando y terminaremos subiendo. La vista que tenemos desde aquí de la Sierra de Ancares nevada es espectacular y disfrutaremos de ella durante buena parte del recorrido.

Al poco de comenzar a bajar nos internamos en una zona de bosque y comprobamos las consecuencias de la combinación de una nevada gorda temprana con un otoño tardío. Hace un mes cayó una nevada fuertísima en esta zona que pilló a los árboles todavía con todas sus hojas. La consecuencia ha sido que muchas ramas, e incluso árboles enteros, no soportaron el peso de la nieve acumulada y se partieron. Esto hará que buena parte de nuestro recorrido (durante todo el día, no solo en esta bajada) se convierta en una prueba de obstáculos. Algunos árboles se podían rodear, otros los pasamos por debajo y otros por encima, pero evidentemente todo esto nos ralentizó bastante el ritmo.

Al llegar al fondo del valle, en Riamonde de Abaixo, tres perros nos recibieron avisando de que no les gustaban las visitas. Afortunadamente había una señora por allí y los perros se quedaron con ella. Eso sí, la señora ni nos saludó. Tampoco debía querer visitas. Continuamos por un camino con bastante maleza que va recorriendo el fondo del valle. Afortunadamente, está aplastada por la nieve que le ha caído ya encima y pasamos sin problema.

Ya empieza a darnos el sol y hemos dejado de bajar, así que paramos para sacarnos el plumífero. Hasta ahora llevábamos puesta toda la ropa que teníamos. ¡Qué frío!

La ruta continúa por pistas cómodas (salvo cuando nos toca esquivar árboles caídos) y atravesando diminutas aldeas. Al poco rato de pasar por Santa Mariña alcanzamos el punto más bajo del día y a partir de aquí ya será casi todo subida, pero siempre muy suave.

Algo antes de llegar a Vilaspasantes no encontramos un camino y nos salimos un poco del track que llevamos, así que hacemos un tramo por carretera. Queríamos comer en esa aldea, pero al no pasar por ella, aprovechamos el murito de una finca al que le está dando el sol. Delante, de nuevo, toda la sierra de Ancares nevada. ¡Qué lujo comer con estas vistas! Eso sí, qué frío sigue haciendo. Las manos se me quedan congeladas.

Restaurante con vistas de lujo.

Continuamos subiendo suavemente por carretera (aunque sin ningún tráfico) hasta que volvemos a adentrarnos en zona de bosque y disfrutamos del pequeño faial da Pintinidoira, uno de los pocos hayedos que hay en Galicia. Una vez más, este tramo de ruta se convierte en una prueba de obstáculos. Está bonito, pero qué pena no haber podido venir un poco antes de que se hubiesen caído ya la mayor parte de las hojas…

La última parte de la subida es bastante fuerte, pero intentamos no entretenernos. El cielo se está cubriendo y da la sensación de que puede comenzar a llover de un momento a otro. De todas formas, nos libramos.

Al llegar de nuevo a Pintinidoira salen a recibirnos un pastor alemán y tres mastines. De primeras impresionan un poco, pero resultaron ser encantadores, especialmente uno de los mastines, que se dejaba acariciar y nos hicimos unas cuantas fotos con él.

¡Qué sensación tan buena de domingo bien aprovechado nos ha dejado esta ruta!

Más información sobre esta ruta

Hicimos esta ruta a partir de la información del blog de Roteiros Galegos, probablemente uno de los más completos sobre senderismo en Galicia.


Datos técnicos

  • Longitud: 15,9 km
  • Fecha de realización: 25/11/2018
  • Desnivel de subida: 710 m
  • Desnivel de bajada: 710 m
  • Punto más alto: 1.215 m
  • Punto más bajo: 774 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 2
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

faial_da_pintinidoira_y_montes_de_cervantes

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.