Si, en general, cuando vamos de viaje solemos madrugar para hacer nuestras rutas, hoy era imprescindible. Primero, porque vamos a hacer una ruta muy conocida y queremos evitar, en la medida de lo posible, aglomeraciones de gente. Segundo, porque hacia el mediodía es muy habitual en Madeira que las cumbres se cubran de nubes y pretendemos intentar librarnos de esa niebla.

Tras un arduo viaje en coche lleno de curvas desde Funchal, al nivel del mar y a 17 grados, llegamos al pico do Arieiro, a 1.810 m y a unos fresquitos 0 grados, sobre las ocho de la mañana. Hemos llegado justo para disfrutar del amanecer desde la tercera montaña más alta de Madeira. Puede llegarse en coche hasta aquí porque hay un radar de la Fuerza Aérea Portuguesa. Esto lo convierte en un punto muy turístico con cafetería y tienda de recuerdos incluidas. De hecho, ya no somos los primeros en llegar. Se nos ha adelantado otro coche.

Después de disfrutar de las maravillosas vistas que tenemos desde allí hacia las abruptas montañas de Madeira y un precioso mar de nubes de fondo, emprendemos la marcha. La ruta está perfectamente señalizada e incluso, aunque no lo estuviera, no hay pérdida posible. La montaña es tan escarpada que solo hay un camino factible: el excavado en la roca y protegido por una barandilla.

Al poco rato de comenzar a caminar cogemos un pequeño desvío para asomarnos al mirador Ninho da Manta, donde nos paramos un rato para continuar disfrutando de las fabulosas vistas.

Continuamos la ruta, siempre protegidos por barandillas. Por una parte, da cierta pena ver un paisaje tan increíble así de humanizado, pero, por otra, sería bastante complicado hacer este recorrido sin las protecciones. Voy procurando no prestarle demasiada atención a la parte construida y mirando siempre el paisaje a lo lejos.

Justo después atravesar el túnel Pico do Gato comienza un tramo que permitiría hacer un recorrido circular, pero el lado este está cerrado por mantenimiento, así que tenemos que hacer la ida y la vuelta por el mismo camino, el del oeste. Menos mal que veníamos informados sobre cómo era esta ruta y traemos frontales, porque son imprescindibles. Este tramo está lleno de túneles excavados en la montaña en los que no se ve nada. ¡Tiene su toque emocionante de aventura!

A lo largo del camino no hay ninguna cuesta demasiado larga, pero apenas hay tampoco tramos llanos. Está todo lleno de continuos repechos, muchos de ellos con escaleras, por lo que la ruta se hace más dura de lo que a simple vista podría aparentar teniendo en cuenta que no hay mucha diferencia entre el punto más alto y el más bajo del recorrido.

Poco antes de llegar a la cumbre pasamos junto a la Casa de Abrigo (refugio) del Ruivo, que estaba cerrada, aunque sí pudimos utilizar el cuarto de baño. En esta zona también nos encontramos un cruce señalizado donde la ruta se une con otros senderos homologados por si alguien prefiere hacer un recorrido lineal.

Y tras un último esfuerzo, llegamos al pico Ruivo (1.862 m), el punto más alto de Madeira. Las vistas, como ya nos imaginábamos, son maravillosas. Lo único malo es que hay bastante gente ya que hay una forma mucho más corta y fácil de llegar hasta aquí que la que hemos hecho nosotros, pero bueno, no queda más remedio que resignarse y abstraerse un poco. Aunque hace algo de fresco, sobre todo después de la sudada que llevamos encima, la temperatura ya no tiene nada que ver con la de las ocho de la mañana y se está muy bien. Tanto, que decidimos comer allí mismo junto al vértice geodésico a pesar estar todavía a media mañana.

La vuelta hay que hacerla por donde hemos venido, pero la verdad es que no importa nada porque es incluso una suerte poder disfrutar dos veces de este paisaje. Bajamos del pico Ruivo, volvemos a atravesar los túneles… Mientras caminamos observamos que las famosas nubes del mediodía se van acercando.  ¿Llegarán a alcanzarnos o no? ¡Qué bien hemos hecho en madrugar!

La ruta termina subiendo de nuevo hasta el pico do Arieiro. La verdad es que esta última subida me cuesta, no lo voy a negar, pero me importa poco porque voy feliz. Hemos estado en un lugar fascinante.

Nos cruzamos con gente que está empezando ahora la ruta. ¿La harán entera? ¡Si no van a ver nada! En fin, me da igual. Nosotros lo hemos hecho bien y hemos disfrutado como nunca.  Es una de esas rutas que solo puedo recomendar. Hay que hacerla sí o sí.

Más información sobre esta ruta…

Descubrimos esta ruta en la guia de passeios a pé Madeira, de la editorial Rother. Se trata del sendero homologado PR 1.

Para poder editar el track y poder subir un mapa, utilicé la cartografía proporcionada por los amigos del blog Cartografía Digital. ¡Gracias!

Nota

He subido el track para que la ruta aparezca en el mapa de rutas, pero teniendo en cuenta los túneles y la orografía del terreno, tiene muchísimos errores y no es nada fiable.

Si quieres ver más rutas en Madeira, pincha AQUÍ.

01/01/1970 02:00
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 11,5 km
  • Fecha de realización: 11/01/2018
  • Desnivel de subida: 750 m
  • Desnivel de bajada: 750 m
  • Punto más alto: 1.862 m
  • Punto más bajo: 1.542 m
  • Tipo de recorrido: Ida y vuelta
  • MIDE / Severidad del medio natural: 3
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 1
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 3
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

pico_do_arieiro_pico_ruivo

Información geográfica perteneciente al Centro de Informação Geoespacial do Exército ©.