Hacía muchísimo tiempo que tenía ganas de hacer la ruta de hoy. He visto un montón de veces este paisaje en reportajes de televisión y me muero de ganas de poder disfrutarlo al fin en persona. Solo hay un pequeño hándicap. Para disfrutarla de verdad es necesario coincidir con la marea baja y la bajamar de hoy está prevista para las once y media de la mañana. Empezamos a caminar a las diez, bastante tarde para lo que nos suele gustar y, sobre todo, para el calor que va a hacer.

Comenzamos la ruta desde donde hemos aparcado recorriendo un pequeño tramo junto al río Urola. A esta hora todavía está tranquilo el ambiente, pero ayer por la tarde nos impresionó la cantidad de niños que había saltando al río desde los puentes. ¡Yo no me atrevería con muchos de aquellos saltos!

En vez de llegar hasta la desembocadura del río nos desviamos para ir directamente hacia la ermita de San Telmo, junto a la playa de Itzurun. Ayer ya nos acercamos hasta esta playa con intención de darnos un chapuzón y fue imposible. Con la marea alta la playa desaparece y no cabía ni un alfiler. En cambio hoy… ¡qué preciosidad! La bajamar deja un buen arenal al descubierto además de las impresionantes rocas que hemos venido a ver, las culpables de que esta zona haya sido reconocida como el Geoparque de la Costa Vasca.

Los acantilados de este tramo de costa están formados por una infinidad de capas de roca llamadas flysch. En su día (hace millones de años), estas capas eran horizontales y estaban unas encima de otras, pero un plegamiento pasó a situarlas de forma vertical y se han convertido en un “libro” que muestra más de 60 millones de años de la historia de la Tierra. Nosotros no somos geólogos y no sabemos interpretar lo que vemos, pero, en cualquier caso, el paisaje es un espectáculo.

Tardamos casi hora y media en hacer poco más de dos kilómetros. Supongo que esto puede dar una idea de la espectacularidad del paisaje… Es imposible dejar de mirarlo y fotografiarlo. Tenemos también la gran suerte de que el día está completamente despejado y bastante nítido. Podría haber hecho algo menos de calor, pero supongo que no se puede pedir todo…

Cuando conseguimos abandonar los flysch, sí que empezamos a caminar con buen ritmo. Los caminos son cómodos pero nunca, nunca llanos. Siempre estamos subiendo o bajando. Concretamente, ahora nos toca la subida más larga hasta el punto más alto del día. Esta subida se hace lejos de la costa entre vacas y pastizales. A pesar de estar a finales de agosto, se nota que esto es el norte y el verde nos rodea.

Estamos siguiendo las marcas blancas y rojas del sendero homologado GR 121. En algunos tramos coincide con el Camino de Santiago del Norte, pero cuando se dividen, optamos por el GR. Poco antes de llegar al punto más alto del día pasamos por un área recreativa con servicios, así que aprovechamos para hacer una breve parada antes de continuar.

Tras algún que otro subeybaja más, afrontamos un fuerte descenso hasta llegar de nuevo al mar. El tramo anterior no estuvo mal, pero no hay duda de que los puntos fuertes de la ruta son los costeros.

En la zona de Sakoneta volvemos a disfrutar de los flysch en todo su esplendor, por lo que volvemos a pararnos un buen rato. De vez en cuando nos cruzamos con gente, pero bastante menos de lo que me había imaginado. La mayoría se queda en los alrededores de Zumaia.

Llevamos ya algo más de la mitad de la ruta, pero lo que nos falta es lo más rompepiernas. No vamos a volver a subir tan alto como antes, pero las subidas y bajadas son numerosas y de fuerte pendiente.

Al llegar a la ermita de Santa Catalina, ya prácticamente en Deba, decidimos parar a comer. ¡Ya pasan de las tres! Hace ya un rato que he empezado a flojear, pero en los últimos kilómetros no vimos ningún sitio llamativo donde parar a comer y suponíamos que este sería bonito. La verdad es que ahora mismo lo que menos me importa es si es bonito o no. ¡Solo quiero rellenar mi estómago!

Recuperadas un poco las fuerzas, ya solo nos falta bajar hasta Deba y nos dirigimos directamente a la estación de tren para comprar el billete a Zumaia. Todavía faltan unos 45 minutos para que pase el tren, tiempo que decidimos aprovechar en la terraza de un bar recuperando todo el líquido que hemos sudado hoy. ¡Que no ha sido poco!

La ruta me ha resultado dura por los continuos repechos y el calor (y que quizás yo hoy tuviese el día algo flojo), pero la he disfrutado muchísimo. Si se viene a esta zona, me parece imprescindible.

Más información sobre esta ruta

Esta ruta es la etapa 5 del GR 121. Si quieres más información sobre el Geoparque de la Costa Vasca, esta es su web.

Puedes consultar aquí los horarios del Euskotren.

Si quieres ver más rutas en Guipúzcoa, pincha AQUÍ.

21/07/2020 05:00
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 15,4 km
  • Fecha de realización: 22/08/2017
  • Desnivel de subida: 664 m
  • Desnivel de bajada: 662 m
  • Punto más alto: 220 m
  • Punto más bajo: 1 m
  • Tipo de recorrido: Travesía
  • MIDE / Severidad del medio natural: 2
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 2
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

zumaia_deba

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.