La ruta que vamos a realizar hoy la hicimos ya hace unos años, pero nos gustó tanto que nos apetecía repetirla y así además podría tener su huequito en este blog. Debemos comenzar junto a la central hidráulica de Urdón, en pleno desfiladero de la Hermida, por lo que hay que tener en cuenta que no hay demasiado sitio para aparcar. Nosotros, además, en esta ocasión hemos venido en furgoneta, así que a las 9 de la mañana ya estábamos aquí para evitar posibles problemas de aparcamiento.

Tras leer los paneles situados al comienzo, nos ponemos en marcha. La ruta está señalizada con las marcas de pintura blancas y amarillas correspondientes a un sendero homologado de pequeño recorrido, aunque en realidad no hay mucha pérdida posible.

El camino que vamos a recorrer, que une Urdón con Tresviso, se creó a mediados del siglo XIX para transportar el cinc proveniente de las minas de Ándara y llevarlo hasta el río Deva (el que recorre el desfiladero). Por vía fluvial era conducido hasta Unquera y de ahí, transportado en barcos a otros países europeos o en tren hasta Santander para continuar con su distribución.

El primer kilómetro de la ruta es llano, transcurre junto al río Urdón y es el tramo donde más vegetación arbórea nos encontraremos. Debemos cruzar el río dos veces y por el medio cruzaremos un tercer puente sobre un canal que alimenta la central hidroeléctrica. Mucho ojo con los carteles que advierten de cambios repentinos de caudal. ¡Son ciertos!

Tras cruzar el Urdón por segunda vez, toca ponerse a subir en serio. Nos esperan algo más de 800 m de desnivel en menos de 5 km. En un primer tramo de zigzags, que en esta zona se conocen como tornos, nos acompaña un buen rebaño de cabras. Aquí el terreno todavía es muy abrupto y nos rodean paredes altísimas por todas partes.

Como estamos subiendo de forma exigente pronto empezamos a disfrutar de las primeras vistas. A lo lejos son bonitas, pero el camino en sí mismo es tan llamativo, que incluso mirarlo hacia abajo es un espectáculo.

Tras un tramo de camino más o menos lineal, llegamos a un nuevo lote de tornos. Algunas nubes bajas rozan las cumbres que nos rodean, pero no pasa nada. El barranco del Urdón hace que miremos más hacia abajo que hacia arriba.

En la última curva a la derecha de estos grandes zigzags (todavía queda otra más a la izquierda), se sitúa el conocido Balcón de Pilatos. Es un buen sitio para detenerse a disfrutar del desfiladero del río Urdón y el impresionante bosque que tapiza la ladera de enfrente, además de obtener una buena panorámica de parte de las zetas que hemos recorrido hasta ahora.

Un nuevo tramo lineal y en el que la pendiente se suaviza un poco nos lleva hasta los invernales de Prías, donde vemos alguna bocamina. Allí volvemos a subir por otros tornos y tomamos un pequeño desvío a un mirador. Poco rato después llegamos a Tresviso.

Como vamos bien de tiempo, hemos decidido hacer otro pequeño sendero homologado circular que parte desde aquí. Para eso tenemos que atravesar el pueblo hasta llegar a la carretera que viene de Sotres para, poco después, abandonarla por un camino señalizado a mano izquierda.

El primer tramo de bajada tiene tanta pendiente que está hormigonado, pero acaba convirtiéndose en un bonito camino entre robles. El punto más bajo de este tramo circular lo encontramos en un pequeño desvío de ida y vuelta al mirador del Cuetu de Toju, pero la verdad es que nos defrauda un poco. Teniendo en cuenta la espectacularidad de las vistas de las hemos disfrutado durante toda la subida hasta Tresviso, estas saben a poco.

La subida de regreso a Tresviso la hacemos a través de más robledales y algunos pastizales. Llegamos al pueblo a la hora perfecta: la de comer. Hay un par de restaurantes y decidimos comer en la terraza de uno de ellos. Nos dimos un buen homenaje de croquetas de cecina, tabla de embutidos y, por supuesto (Sergio, que a mí no me gusta el queso), queso de Tresviso. ¡Menos mal que todo lo que nos queda es cuesta abajo! Sergio hasta cargó la mochila con más queso.

El regreso se hace por el mismo camino de subida y aunque ya es terreno conocido, sigue siendo difícil no pararse a hacer fotos, aunque llevemos cien iguales. Como curiosidad, ahora estaba abierto uno de los canales que alimenta la central hidroeléctrica y se habían formado dos bonitas cascadas.

Sobre las cuatro y media estábamos de vuelta en la furgo. Duchita y a Potes a pasar la tarde en familia. Es la segunda vez que hago esta ruta y no me extrañaría nada que no haya sido la última. Es imposible cansarse de ella. Totalmente recomendable. ¡Imprescindible!

Más información sobre esta ruta

Esta ruta es el sendero homologado PR-PNPE 30 y está señalizado con marcas de pintura blancas y amarillas. El tramo circular que sale de Tresviso es el PR-PNPE 17 y cuenta con la misma señalización.

Si solo se hace la subida a Tresviso, sin hacer el tramo circular, la ruta quedaría en unos 12 km y sobre 900 m de desnivel.

Para hacer esta ruta llevamos el mapa Picos de Europa, macizos central y oriental (Los Urrieles y Ándara), de Ediciones Adrados.

Si quieres ver más rutas en los Picos de Europa, pincha AQUÍ.

Si quieres ver más rutas en Cantabria, pincha AQUÍ.

Recuerda que en nuestro MAPA INTERACTIVO puedes encontrar otras rutas cercanas a esta que quizás te interesen...
20/02/2024 21:45
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 15,3 km
  • Fecha de realización: 01/09/2023
  • Desnivel de subida: 1.250 m
  • Desnivel de bajada: 1.250 m
  • Punto más alto: 934 m
  • Punto más bajo: 74 m
  • Tipo de recorrido: Piruleta
  • MIDE / Severidad del medio natural: 3
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 2
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 4
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

tresviso_desde_urdon

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.