Hace ya unos años, en unos días sueltos que me quedaban de vacaciones, decidí recorrer en solitario cuatro etapas del Camiño dos Faros. En aquella ocasión comencé en Niñóns y terminé en Camariñas, es decir, empecé en la segunda y terminé en la quinta etapa de este recorrido, así que esta vez decidimos hacer la primera, que me había quedado pendiente.

Aparcamos en el puerto de Malpica sobre las once de la mañana, pero antes de empezar a caminar nos compramos los bocadillos en uno de los bares que está frente a la playa de Area Maior. Hay algo de bruma que nos impide ver con nitidez a lo lejos, pero de todas formas el día está muy agradable para caminar.

Malpica

La primera parte del recorrido es muy cómoda, por un camino ancho y sin demasiado desnivel. De frente vamos viendo todo el tiempo las islas Sisargas. Al pasar la ermita de San Adrián cambiamos a un camino estrecho, mucho más bonito. En esta zona tan ventosa, el cabo San Adrián, la única vegetación existente es matorral bajo. Deben ser las únicas plantas que aguantan el salitre del mar. Eso sí, tenemos suerte y, al estar ya en plena primavera, nos las encontramos llenas de flores.

El camino transcurre siempre muy cerca de la costa y con continuos repechos. No hay ninguna subida larga, pero casi siempre estamos subiendo o bajando. Esto hace que vaya poniéndome y quitándome ropa sin parar. Si bajo, el viento me enfría. Si subo, en seguida rompo a sudar. Pero hace ya tiempo que aprendí que voy mucho mejor haciendo estas paradas que aguantando una temperatura con la que vaya incómoda.

Poco después de pasar la playa de Beo vivimos uno de los momentos emocionantes del día: ¡delfines! Bueno, realmente lo que tenemos en Galicia son arroaces. Conseguimos ver unos cuantos y durante bastante tiempo. ¡Qué cerca están de la costa!

Delfines pegados a la costa (ya, no tengo teleobjetivo…).

Al llegar a la playa de Seiruga nos encontramos un pequeño contratiempo: hay que cruzar un río. Toca descalzarse, y aprovechamos ya para recorrer la playa descalzos. No llevamos toalla, pero no hay nada que unos clínex no solucionen.

Hace ya un rato que un grupo de siete u ocho personas viene detrás de nosotros haciendo la misma ruta. Como no nos gusta ir tan pegados a otros, decidimos parar a comer justo al pasar Seiruga y dejar que nos adelanten. De todas formas, como sabemos que la ruta es larga, tampoco podemos pararnos demasiado tiempo.

Continuamos la marcha por senderillos estrechos al lado del mar, tan típicos de este Camiño dos Faros. A medida que nos vamos acercando a Punta Nariga el viento también es más fuerte. Justo después de pasar Porto de Barizo afrontamos uno de los repechos más importantes del día. En esta zona, no sé por qué, Sergio lleva un ritmo endemoniado y yo voy tras él siguiéndole como puedo. Al llevar esta velocidad, evidentemente, acabamos alcanzando de nuevo al grupo que habíamos dejado pasar antes. Decidimos adelantarlos, así que seguimos con el ritmo fuerte para poder separarnos un poco de ellos.

Ya vemos Punta Nariga… y al grupo que estamos a punto de alcanzar.

Tras otro buen repecho vemos, al fin, el faro de Punta Nariga. ¡Por algo esto es el camino de los faros! Tras hacer una pequeña parada para beber y coger aire, emprendemos la bajada hacia el faro. El terreno aquí es muy rocoso, pero también precioso.

En el faro, por supuesto, volvemos a parar para verlo bien y hacer algunas fotos. Este faro está diseñado por el arquitecto César Portela y tiene forma de proa de barco adentrándose en el mar. Puede gustar más o menos, pero es original.

En estos diez minutos de parada, vuelve a adelantarnos el grupo anterior. ¡Parece que vamos jugando! También aprovechamos para telefonear al padre de Sergio, que va a venir a recogernos a Niñóns, para decirle la hora aproximada a la que prevemos terminar.

Y tal y como habíamos calculado, una hora después llegamos a la playa de Niñóns. Allí nos encontramos a Pepe, el padre de Sergio, dando un paseo para hacer tiempo mientras llegábamos. Le preguntamos por el grupo que nos había adelantado en el faro y nada, no lo había visto. ¡Qué raro! Y en esto, vemos que vienen por detrás. ¿Cómo es posible, si no les habíamos vuelto a adelantar? Les preguntamos y resulta que se habían perdido.

Esto sirve para recordarnos que el Camiño dos Faros, por muy de moda que esté, no es para tomárselo a broma ni es apto para cualquiera. Hay que estar muy bien físicamente, llevar buen calzado e ir muy atentos a las señales. Evidentemente, llevar un mapa y un GPS también ayudan mucho.

Ha sido un domingo de los que dejan buen sabor de boca por sentir que ha sido bien aprovechado. De vez en cuando está bien quedarse en casa vagueando, pero la satisfacción de haber hecho una buena ruta suele ser mayor.

Más información sobre esta ruta

El Camiño dos Faros tiene una web bastante completa. Aquí está la información sobre esta primera etapa.

04/12/2019

Copia el siguiente código iframe HTML en tu sitio web:

  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 21,2 km
  • Fecha de realización: 22/04/2018
  • Desnivel de subida: 712 m
  • Desnivel de bajada: 712 m
  • Punto más alto: 134 m
  • Punto más bajo: 0 m
  • Tipo de recorrido: Travesía
  • MIDE / Severidad del medio natural: 3
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 2
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 3
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 4
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

malpica-ninons

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.