Cañón del río Leza desde Soto en Cameros

Hice esta ruta o alguna muy similar hace más de diez años y como tenía tan buen recuerdo de ella, decidí repetirla. Es raro que vayamos de ruta por la tarde, pero esta mañana tuve una cuestión personal que resolver y no quedó más remedio que salir después de comer. Aunque los días ya son cortos, la ruta no es muy larga y no deberíamos tener problema. Lo único que nos da miedo es la lluvia porque, aunque hoy no estaba prevista, mientras comíamos ha llovido de lo lindo. Nos vamos a la comarca del Camero Viejo.

Hemos dejado la furgoneta en uno de los aparcamientos públicos de Soto en Cameros y a continuación nos dirigimos al centro. Es un pueblo muy bonito por el que vale la pena callejear y nosotros lo hacemos poniendo rumbo a la ermita de Nuestra Señora del Cortijo, en lo alto del pueblo. Al final no llegamos hasta ella porque encontramos una señal de la ruta y emprendimos ya el camino. Las vistas hacia el cañón del río Leza hacen que dejemos de mirar hacia cualquier otra parte.

La primera parte del itinerario no tiene pérdida posible: solo hay que seguir el camino que recorre el cañón a media ladera. El río lleva poquísima agua, pero los tonos otoñales de los árboles y la luz tan bonita que tenemos gracias a los rayos del sol que consiguen atravesar los nubarrones grises hacen del paisaje una maravilla.

No llevamos ni un kilómetro cuando nos topamos con uno de los puntos de interés de esta ruta: ¡huellas de dinosaurio! De todas formas, tampoco se ven de forma clarísima. Hay que echarle un poco de imaginación.

Continuamos caminando parando cada dos por tres para hacer fotos. Me parece imposible no hacerlo. Además, el sendero es muy cómodo y con un desnivel muy llevadero. Está hecho para disfrutar.

A los dos kilómetros y medio nos encontramos con el segundo yacimiento de icnitas. Este es bastante más espectacular que el anterior, ya que se trata de 154 pisadas de manos y pies de una manada de saurópodos (dinosaurios herbívoros cuadrúpedos). Poco después pasamos junto a un desvío que se dirige a una sima, pero como vamos con el tiempo justo, decidimos no tomarlo.

Proseguimos la ruta y casi sin darnos cuenta nos vamos alejando del cañón e introduciendo en un robledal precioso. De hecho, la extensión del bosque que vemos desde aquí nos impresiona bastante. ¡Menudo manto otoñal! De vez en cuando vemos alguna señal, pero son bastante escasas.

Poco a poco hemos ido cambiando de orientación. Si el tramo del cañón se dirige hacia el noreste, estamos girando primero hacia el este y después hacia el sureste para ir emprendiendo el regreso. Tras cruzar el arroyo de Mudarra, seco del todo, toca ponerse a subir. Al principio lo hacemos entre árboles, pero a medida que ganamos altitud la vegetación va siendo cada vez más baja.

Al alcanzar el corral de Zorraquín, en un collado, estudiamos el mapa para decidir por dónde seguir. El camino se dirige hacia el suroeste, pero ante nosotros tenemos una cumbre muy tentadora, la Cucurucha (1.147 m), y como el terreno permite caminar sin problema a pesar de no haber sendero, decidimos subir hasta ella. Allí volvemos a tener unas buenas vistas hacia el cañón del río Leza y llegan a intuirse también, bastante lejos, la sierra Cebollera y los picos de Urbión.

Ha llegado el momento de la aventura del día. Como parece que el terreno es más o menos cómodo, decidimos bajar campo a través hasta encontrarnos con el camino que baja hacia Soto en Cameros. Al final no era tan cómodo y en algunos sitios tuvimos que ir cambiando de rumbo porque la pendiente era excesiva, pero acabamos llegando al camino.

Son casi las cinco de la tarde, apenas queda una hora para que se ponga el sol y el frío y el viento son considerables. Además, el sol ha desaparecido del todo. Todo apunta a que va a volver a llover, por lo que intentamos bajar con cierto ritmo.

Cuando al fin vemos de nuevo Soto en Cameros comienzan a caer las primeras gotas y una vez en el pueblo, volvió a llover fuerte. ¡Qué suerte hemos tenido! Lo malo fue que con lluvia ya no nos apeteció pasearlo más. También nos entristeció un poco verlo con tan poca vida y los escasos establecimientos públicos que encontramos, cerrados. Quizás los fines de semana tenga otro ambiente…

En cualquier caso, la ruta ha sido una maravilla. Tanto el tramo del cañón, como los bosques y la zona alta final. ¡Me ha gustado todo!

Más información sobre esta ruta

Parte de esta ruta está señalizada ya que coincide con este sendero, pero las marcas son bastante escasas (cuando hice la ruta por primera vez me acabé perdiendo). Nosotros no hicimos la ruta tal cual y añadimos la subida a la Cucurucha.

De camino a Soto en Cameros vale la pena detenerse en este mirador. Las vistas al cañón del río Leza son sublimes.

Recuerda que en nuestro MAPA INTERACTIVO puedes encontrar otras rutas cercanas a esta que quizás te interesen...
21/11/2022 23:01
  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 10,1 km
  • Fecha de realización: 04/11/2022
  • Desnivel de subida: 563 m
  • Desnivel de bajada: 563 m
  • Punto más alto: 1.147 m
  • Punto más bajo: 701 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 3
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 3
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

canon_rio_leza

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.

2 comentarios

Añade el tuyo →

  1. me encanta tu blog, es de gran ayuda!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2022 Gata con botas