El lunes miramos la previsión del tiempo de toda la semana y era maravillosa. Un anticiclón lo dominaba todo. Días y días de sol por delante. A media semana la volvimos a consultar… y ya no era igual. El domingo daban cambio de tiempo. Entraría un frente por la costa gallega (qué raro…). ¡Y el domingo era mi único día libre esta semana! Las ganas de salir eran tantas que el sábado por la noche volvimos a consultar bien la previsión del tiempo. El último lugar al que llegarían las lluvias en Galicia parecía que sería la provincia de Ourense, así que allá decidimos ir. La ocasión ideal para hacer una ruta que ya hacía un tiempo que me habían recomendado: el Camiño da Amargura. 

Llegamos a Luíntra, en el concello de Nogueira de Ramuín, poco después de las diez de la mañana. Dejamos el coche en la plaza y, en un bar allí mismo, compramos los bocadillos para el día. A las diez y media ya estábamos en marcha. Enseguida abandonamos el asfalto y nos adentramos en preciosos caminos entre bosques desnudos. Bueno, desnudos del todo no. Los árboles no tienen hojas, pero están cubiertos de líquenes y musgo. Distintos a la primavera o el otoño, pero igualmente bonitos. Buena parte de los caminos están protegidos por muros de piedra, también cubiertos de verde, que te hacen reflexionar sobre cuántos años llevarán esos caminos ahí. Muchísimos, sin duda.

Pasamos por un par de miradores, aunque solo nos asomamos al primero. Están muy cerca uno de otro y no parece que el segundo vaya a aportar mucho más que el anterior. Cruzamos la carretera en una de las zonas más altas del día. El paisaje aquí es bastante llano y pelado y el aire sopla con ganas. Un panel informativo nos cuenta que estamos rodeados de mámoas.

Seguimos caminando hasta llegar al mirador Castro da Moura. Hay que ayudarse un poco de las manos para llegar hasta él, pero las vistas bien valen la pena el esfuerzo. El cañón del Sil desde aquí se ve precioso. Es una pena que la bruma que hay no nos vaya a dejar tener vistas nítidas en todo el día.

Al llegar a la aldea de Biduedo, un perro se viene con nosotros. Intentamos espantarlo para que se quede allí, pero no hay manera. A partir de ahora será nuestro compañero de ruta durante casi todo lo que queda de día. Desde luego, no es un perro abandonado. Tiene collar, está gordo y el pelo negro, lustroso y brillante. Un labrador precioso. No solo se convertirá en nuestro compañero, sino ¡en nuestro guía! Va delante y, en cada cruce, toma exactamente el camino que pensábamos coger nosotros. ¡Cuántas veces habrá hecho esta ruta! 

Continuamos nuestra marcha hasta llegar al parador y el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil. Aquí pasamos un poco de vergüenza, porque el perro no es nuestro, pero lo parece. Si nosotros entramos en el parador para verlo por dentro, él también. Y lo mismo ocurre en la iglesia, así que decidimos dejar la visita para otra ocasión.

Comemos en unos bancos por allí y la verdad es que el perro es un santo. Ni nos pide comida ni nada. Se queda tumbado a nuestro lado tan tranquilo. Claramente, se ha ganado una lonchita de jamón que le damos al terminar. A estas alturas, su compañía ya se nos ha hecho tan familiar que necesitamos ponerle un nombre. Le bautizamos con el original nombre de Blackie. 

Retomamos la ruta y Blackie continúa guiándonos. Nos lleva ahora hasta una preciosa cascada entre molinos, donde aprovecha para darse un buen chapuzón. ¡Qué feliz se le ve! A nosotros, en pleno mes de febrero, el baño nos llama bastante menos.

Toca emprender la vuelta, casi toda cuesta arriba a partir de ahora. Empezamos a preguntarnos qué vamos a hacer con el perro al terminar. ¿Cómo vamos a encontrar a su dueño? La ruta pasará de nuevo por Biduedo, así que al llegar allí tenemos que intentar deshacernos de él como sea. 

Antes de llegar a Biduedo todavía nos queda subir hasta otro mirador, el del Castro y, probablemente, el más bonito del día. Las vistas desde aquí son espectaculares. Blackie aprovecha para tumbarse un poco y descansar.

Al llegar a Biduedo vemos a un chico podando un árbol en un jardín. “Perdona, ¿conoces a este perro?”. “¡Claro, es mío!”. “¡Menos mal! Lleva todo el día con nosotros y no sabíamos qué hacer con él al terminar la ruta…”. 

El chico nos contó que le abrió la verja para que saliese a pasear un poco sin darse cuenta de que era domingo y que seguramente se iría con algún senderista. El perro conoce tanto la zona como la gente de la zona le conoce a él. Lo normal es que al final del día le llamen desde el parador o cualquier aldea para avisarle de que su perro está allí. Al despedirnos, le pregunto al chico cómo se llama el perro: Neno. 

Nos da mucha pena despedirnos de NenoY hasta parece que a Neno le da pena despedirse de nosotros. Fue un momento un poco triste, la verdad. Pero hay que seguir. En poco más de 2 km, estamos de nuevo en Luíntra.

Nos despedimos con los muros que nos han acompañado buena parte del día.

Una vez en la plaza nos cambiamos el calzado, nos abrigamos y nos tomamos nuestra merecida clara de limón antes de emprender el viaje de vuelta. Ha sido un día fantástico en una preciosa ruta, sin una gota de lluvia y con un guía maravilloso. ¿Puede haber jornada de senderismo más redonda que esta? 

Más información sobre esta ruta

El nombre de Camiño da Amargura se debe a que una parte de la ruta transcurre por el camino que recorrían los presos condenados a muerte desde el lugar en el que eran juzgados hasta la horca (Chao da Forca). Afortunadamente, fueron otros tiempos.

Esta es una de las rutas que ha señalizado la Asociación Móvete por Nogueira. Una iniciativa fantástica que está dando a conocer Nogueira de Ramuín. Aunque la ruta está señalizada, tiene un monton de cruces y no está de más llevar GPS.

Una vez más, el blog Roteiros Galegos fue el que nos inspiró para ir a hacer esta ruta.


Datos técnicos

  • Longitud: 16,8 km
  • Fecha de realización: 17/02/2019
  • Desnivel de subida: 819 m
  • Desnivel de bajada: 819 m
  • Punto más alto: 730 m
  • Punto más bajo: 443 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 3
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

camiño_da_amargura

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.