La ruta de ayer a La Mira había dejado el listón muy alto, pero la de hoy al Morezón no ha desmerecido en absoluto.

Estos últimos días está habiendo nubes de evolución por las tardes, pero para hoy hay clara previsión de tormenta a partir de las tres de la tarde, así que es importante madrugar y terminar temprano.

La ruta sale de la Plataforma de Gredos, un aparcamiento de pago en función del horario y la época del año. En agosto hay que pagar si llegas entre las ocho de la mañana y las ocho de la tarde, así que nosotros, al ir en fugo, hemos decidido subir sobre las nueve y pasar allí la noche.

Empezamos a caminar sobre las ocho y cuarto de la mañana. Nos gustaría haber salido un poco antes… pero los días pasan, los kilómetros acumulados pesan y cada vez nos cuesta un poco más madrugar.

Comenzamos por un camino empedrado, muy bonito pero un poco incómodo, la verdad, que lleva a la laguna Grande. De todas formas, nosotros lo abandonamos pronto para dirigirnos hacia el puerto de Candeleda por una vereda entre pastizales con un desnivel muy suave. Todavía hace algo de fresco y este paseo resulta muy agradable. Al final nos despistamos un poco y no llegamos hasta el puerto propiamente dicho, sino a otro pequeño collado un poco más al oeste, pero sin problema, ya que íbamos a dirigirnos a esa zona igualmente.

Desde aquí tenemos una vista espectacular del valle del Tiétar y el embalse de Rosarito, unos 1.700 m más abajo, por lo que la sensación de altitud es espectacular. De todas formas hay una leve bruma que no nos deja disfrutar de estas vistas con nitidez.

Garganta de Prao Puerto. Por aquí hemos subido.

Seguimos subiendo por el cordal hacia el refugio del Rey, pero antes de llegar a él vivimos uno de los momentos más emocionantes del día. De repente, a lo lejos, vemos un rebaño enorme de cabrones. Cogemos los prismáticos y contamos más de veinte. Suponemos que al acercarnos a ellos, ya que están justo por donde pretendemos pasar, se asustarán y se marcharán, así que caminamos despacito haciendo un montón de fotos. Nos ven claramente, pero ni se inmutan. La verdad es que da mucho respeto tener que pasar justo al lado de tanta cornamenta, pero afortunadamente, no nos han hecho ni caso. Claramente, están más que acostumbrados a los excursionistas.

Nos acercamos a ver el refugio del Rey, un antiguo refugio que utilizaba Alfonso XIII como base para sus cacerías que hoy está completamente desmoronado, y proseguimos rodeando el Cerro de la Cagarruta. Nuevamente tenemos una de las vistas más bonitas del día, esta vez de la Garganta de las Pozas. Ahora sí, nos toca ponernos a subir seriamente hasta el cordal del Morezón. Una vez ahí solo nos queda dirigirnos hacia el sur entre grandes bloques de piedra hasta alcanzar la cumbre del Morezón (2.389 m).

Garganta de las Pozas

Cuando llegamos a la cumbre hay otros dos chicos que se marchan pronto, así que tenemos la suerte de quedarnos un rato solos… en compañía de las cabras, claro. Una vez más, disfrutamos de la cumbre. Nada de frío y viento y una visibilidad fantástica de todo el Circo de Gredos. Dan ganas de no marcharse nunca… pero no nos olvidamos de la tormenta prevista, así que emprendemos la bajada tras unas cuantas fotos y picar y beber algo.

El circo de Gredos visto desde el Morezón (2.398 m). El “volcán en erupción” es el Almanzor.

Deshacemos el último tramo y continuamos en la misma dirección bajando por la cuerda del Cuento Alto. Aquí tenemos una nueva aventura, pero esta vez no tan agradable. Vamos tan entretenidos disfrutando del paisaje que nos despistamos y nos pasamos el desvío que teníamos que coger que baja a la laguna Grande, así que acabamos peleándonos un buen rato con unas escobas hasta que decidimos retroceder y buscar el camino correcto. Una vez en él, todo lo que queda es bastante cómodo. En el mirador de la Peña del Rayo nos unimos a la transitada ruta entre la Plataforma y la Laguna Grande, por lo que a partir de aquí empezamos a encontrarnos mucha más gente.

Comemos cerca del mirador y, de repente, suena el primer trueno. Todavía es la una y media. ¡Parece que la tormenta se adelanta! Terminamos rápidamente el bocadillo y recogemos. Ni postre ni nada. Hay que bajar de aquí cuanto antes. No somos los únicos en tomar esta decisión, pero nos cruzamos a gente que continúa subiendo.

Poco después empiezan a caer los primeros goterones. No llueve fuerte, pero las gotas son gordas. Ya bastante más abajo, suena un trueno de los que hace comprender perfectamente por qué Obélix tenía miedo de que el cielo se cayese sobre su cabeza cuando había tormenta. ¡Ha sido ensordecedor! ¡Hay que bajar más rápido!

En cuanto llegamos a la furgo se pone a llover más fuerte aún y ya no parará en toda la tarde. ¿Qué habrá sido de toda la gente que continuaba subiendo a pesar de los truenos? Desde luego, como mínimo, se habrán pillado una buena mojadura.

Al final, aunque hemos terminado de forma un poco precipitada, hemos disfrutado de una gran ruta.

Más información sobre esta ruta

Descubrí la ruta en el blog de Rutinas Varias, que sigo de forma habitual, y la hicimos siguiendo las indicaciones de la guía excursionista Sierra de Gredos, de la editorial Rother. Utilizamos el mapa de la editorial Alpina.

Otras rutas en la Sierra de Gredos

Ascenso al Casillas por la Senda del Castañar

Ascensión a La Mira desde El Nogal del Barranco

Laguna de La Nava desde Nava del Barco

Garganta de los Infiernos y valle del Jerte


Datos técnicos

  • Longitud: 14,3 km
  • Fecha de realización: 23/08/2018
  • Desnivel de subida: 686 m
  • Desnivel de bajada: 686 m
  • Punto más alto: 2.389 m
  • Punto más bajo: 1.762 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 4
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 3
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 3
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Perfil

Descarga el archivo .gpx con el track de la ruta

Mapa

morezon_desde_la_plataforma_de_gredos

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.