Todos los años intentamos hacer alguna ruta con la que disfrutar del esplendor de los colores otoñales, pero a veces es complicado dar con el lugar y el fin de semana adecuado. Esta vez optamos por los viñedos de la Ribeira Sacra y fue un acierto absoluto.

Dejamos el coche en la plaza de la iglesia de A Teixeira, capital del municipio del mismo nombre, aunque después vimos que el panel de inicio de la ruta estaba al lado de la carretera por la que se llega al pueblo. A los cinco minutos de empezar a caminar ya vamos embelesados por la belleza del camino. Estamos atravesando una zona boscosa llena de robles y castaños en los que el otoño ha empezado a hacer acto de presencia. Aunque hemos empezado subiendo levemente, enseguida comenzamos a bajar, lo cual nos permite disfrutar más todavía si cabe del bosque en el que estamos.

Al pasar por delante de la iglesia de la aldea de Cristosende decidimos entrar en el cementerio que la rodea aprovechando que la verja está abierta porque hay un par de señoras limpiando una tumba. Se intuía que podía haber buenas vistas… ¡y desde luego que sí! Desde aquí tenemos la primera visión del día al cañón del Sil. Es cierto que vamos a verlo muchísimo más a lo largo de la ruta, pero la primera visión siempre es de las que más fascina.

Abandonamos la aldea para continuar por caminos entre viñedos. Claramente, hemos acertado con lo que buscábamos. Las hojas de las vides no pueden tener más colores: verdes, naranjas, amarillas… ¡incluso rojas! Este tramo entre viñedos con el cañón del Sil a un lado y el del Mao de frente es realmente bonito. Hay algunos tramos de pista y otros asfaltados, pero las vistas son tan maravillosas que hacen que nos dé igual.

Panorámica con los cañones del Mao y el Sil.

En un cruce que nos encontramos en la pista principal a mano izquierda cogemos una derivación que nos llevará hasta el río Mao. Es una buena bajada que después habrá que subir, pero vale la pena. Al llegar al río decidimos hacer una parada para beber y picar algo sentados en unas rocas. Al otro lado del río identificamos algunos puntos en los que estuvimos cuando hicimos la ruta del cañón del río Mao, como la aldea de Barxacova o la necrópolis de San Vítor de Barxacova.

Tras esta pequeña parada toca subir de nuevo a la pista. A partir de aquí comienza, quizás, el tramo más monótono de la ruta, ya que se trata de una ancha y larga pista de unos cinco kilómetros. La ladera por la que vamos está arbolada y pocas veces nos deja ver el río, pero aprovechamos para pararnos y disfrutar del cañón del Sil cada vez que encontramos un hueco. La ladera de enfrente, orientada al sur, está repleta de viñedos.

Ya hace un buen rato nos cruzamos con unos cazadores que iban en coche y ahora, en mitad de la pista, vemos un charco enorme de sangre fresca y espesa. ¡Qué repugnante! Durante un buen rato vamos siguiendo un rastro de sangre. Debemos estar deshaciendo el camino que hizo el pobre jabalí antes de morir. Al poco rato oímos un par de tiros muy cerca de nosotros. ¡Mi grito por el susto debió oírse todavía más que los disparos! Empezamos a caminar más rápido para salir de esa zona cuanto antes, pero en uno de esos huecos en los que la vegetación nos permite ver la orilla de enfrente vemos a los cazadores junto a unas ruinas. Nos paramos para mirar y vemos que están arrastrando a otro jabalí. ¡Les espera un buen trabajo para sacarlo de ahí!

Seguimos nuestro camino y nos encontramos varios coches y furgonetas con rótulos de asociaciones de caza. A su lado, un jabalí muerto en el suelo. Fue bastante desagradable pasar por ahí. Por supuesto, los cazadores ni nos saludaron (en general, los senderistas no solemos ser de su agrado). En fin, vamos a seguir y a ver si no nos encontramos con más.

Panorámica de la ladera de enfrente.

Poco antes de terminar la pista vemos un poste alto con flechas que señala otra derivación. Con esa no contábamos, pero como pone que hay un mirador a 225 m, el de Pena do Corvo, decidimos ir. Por el camino pasamos por las ruinas de la fuente y el bebedero de Fontao, que tienen pinta de haber sido limpiadas hace poco. También hay un panel informativo con aspecto de llevar poco tiempo allí colocado.

El camino hacia el mirador es precioso y las vistas desde allí no se quedan atrás ya que volvemos a ver el Sil, más y más viñedos e incluso Castro Caldelas, con su castillo en lo alto.

 

Continuamos nuestro camino mientras vamos pensando que deberíamos ir buscando un sitio para comer. Lo hacemos en el primer sitio que vemos para sentarnos, un pequeño muro en la aldea de Penelas. El muro tenía unos tubos de PVC en su interior, no sé muy bien para qué, y tuvimos la puntería de ir a sentarnos junto a un tubo que tenía un sapo en el fondo. Claramente, había caído allí y no era capaz de salir. Tras varios intentos con palitos para ayudar a salir al pobre sapo, acabé poniéndome una bolsa de plástico a modo de guante y sacándolo con la mano. El pobrecín no tenía demasiado buen aspecto, pero le pusimos al lado una ramita que tenía un bichito y rápidamente sacó su larga lengua y se lo zampó. También le echamos algo de agua. Nosotros ya no podíamos hacer mucho más por él. ¿Habrá sobrevivido?

Ya nos falta poco para terminar la ruta. Tras atravesar alguna aldea y viñedos más, ahora siempre cuesta arriba, acabamos llegando a A Teixeira. En la plaza donde tenemos el coche vemos un cartel que señala hacia un bar (es también museo del vino) y decidimos ir allí antes de emprender el viaje de vuelta.

¡Estamos felices de haber acertado al fin con el otoño!

Más información sobre esta ruta

Descubrí esta ruta en la web del Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra. Tiene señalización de sendero homologado, el PR-224, pero todavía está pendiente de homologación por parte de la Federación Galega de Montañismo.

Otras rutas en la Ribeira Sacra

Camiño da Amargura

Cañón del río Mao

Montefurado

De A Peroxa a Os Peares por el Miño

05/12/2019

Copia el siguiente código iframe HTML en tu sitio web:

  • Distance Instructions
Label

Datos técnicos

  • Longitud: 14,3 km
  • Fecha de realización: 27/10/2019
  • Desnivel de subida: 547 m
  • Desnivel de bajada: 547 m
  • Punto más alto: 640 m
  • Punto más bajo: 227 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • MIDE / Severidad del medio natural: 1
  • MIDE / Orientación en el itinerario: 2
  • MIDE / Dificultad en el desplazamiento: 2
  • MIDE / Cantidad de esfuerzo necesario: 3
→ ¿Qué es el MIDE?

Mapa

a_teixeira

Información geográfica propiedad del Instituto Geográfico Nacional.