Hay que echar la vista atrás continuamente para admirar las vistas.