Lo restaurado y lo derruido parecen convivir en perfecta harmonía.