¡Qué viento gélido soplaba!